CIUDAD DE MÉXICO (AP) — El huracán Blas se internaba el viernes en el mar frente a la costa de México en el Pacífico, pero se formó una depresión tropical en Centroamérica.

Se pronostica que la depresión se convertirá en tormenta tropical al acercarse a El Salvador y Guatemala, antes de alejarse de tierra el fin de semana.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos advirtió que “son muy probables intensos aguaceros en partes de Centroamérica independientemente de lo cerca que estén los vientos de tormenta tropical de la costa”.

En El Salvador, las autoridades dijeron que media decena de personas murieron durante una semana de aguaceros influenciados por Blas y otros sistemas.

El Centro de Huracanes dijo que Blas alcanzó vientos máximos sostenidos de 140 kilómetros por hora (85 mph) a media tarde. Estaba centrado 405 kilómetros (250 millas) al oeste-suroeste de Manzanillo y se desplazaba con rumbo oeste-noroeste a 13 km/h (8 mph).

Lee también: Se forma tercer ciclón de la temporada en el sureste de Chiapas; autoridades se mantienen alerta

Los meteorólogos esperan que Blas comience a debilitarse el viernes en mar abierto, adentrándose más en el Pacífico, pero añadieron que el huracán estaba causando oleaje peligroso en la costa.

La región fue vapuleada cuando el huracán Agatha tocó tierra cerca de Puerto Ángel el 30 de mayo con vientos máximos sostenidos de 165 km/h (105 mph). Las autoridades dijeron que las inundaciones y aludes causados por Agatha mataron al menos a nueve personas, con otras cinco desaparecidas y presuntamente muertas.