Este miércoles se efectuó una orden de aprehensión contra un hombre de 18 años de edad por su presunta responsabilidad en el delito de violación en San Luis Potosí, la cual fue cumplimentada por elementos de la Policía de Investigación.

Fue el pasado 28 de mayo de 2021 cuando fue reportada la desaparición de una menor de edad, por lo que se iniciaron las diligencias correspondientes por parte de la Fiscalía General del Estado.

Tras las investigaciones, se encontró que Héctor “N” habría contactado a la menor de edad por medio de Facebook y la citó en un domicilio ubicado en la calle Simón Díaz, de la colonia Revolución.

Lee: Google Play elimina 9 apps que robaban contraseñas de Facebook… ¿Descargaste alguna?

De acuerdo con las autoridades, Héctor “N” citó a la niña en dicho lugar para después violarla, lo cual fue constatado en la carpeta de investigación realizada por el Ministerio Público especializado.

Tras esto, se solicitó al Juez de Control una orden de aprehensión por el delito de violación a lo que se comenzó la búsqueda del sujeto por medio de las autoridades.

Los elementos hallaron a Héctor “N”, quien fue ubicado y detenido en la calle 5 de Mayo del Centro Histórico para después trasladarlo a La Pila, donde estará a la espera de que se defina su situación legal en la audiencia inicial.

Abuso sexual no denunciado

Entre 2014 y 2018 casi 145 mil víctimas, principalmente mujeres, de presuntas violaciones y abusos sexuales en México presentaron una denuncia formal en contra de sus agresores ante una agencia del Ministerio Público.

Sin embargo, apenas 5 de cada 100 de esos casos avanzaron lo suficiente para llegar a una sentencia.

Datos oficiales provenientes de cinco censos nacionales de procuración e impartición de justicia de INEGI revelan que el 95 por ciento de las indagatorias iniciadas en todo el país a partir de dichas denuncias no están resueltas. Es decir, los posibles ataques siguen impunes.

La mayoría de los casos ni siquiera han dado pie al arranque de un proceso penal: apenas la quinta parte de las denuncias son enviadas a los juzgados. El resto de los casos se quedó en las agencias del Ministerio Público como indagatorias que siguen en curso, o que de plano fueron archivadas.