Marina Moguel, hija de Rosario Robles, envió una carta al embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, en la que señala múltiples irregularidades en el proceso penal que hay contra su madre.

Moguel señaló que se han registrado más de 70 agravios contra su madre a lo largo de los dos años y tres meses que lleva presa.

“Mi madre enfrenta un proceso irregular, ya que el Estado, a lo largo de dos años y tres meses, ha fabricado pruebas para justificar un proceso que debió llevar en libertad como lo marca la ley mexicana”, expresó.

También señaló que los jueces de Control a cargo del caso, Felipe de Jesús Delgadillo Padierna y Ganther Alejandro Villar Ceballos, no han actuado conforme a derecho.

“Por ejemplo, uno de ellos es familiar de quien se ha declarado como enemiga política de mi madre, entre otras irregularidades que se han venido documentando y que suman a la fecha más de 70 agravios”, aseguró.

La hija de Rosario Robles incluso aseguró que fue pervertido desde su inicio por la Fiscalía General de la República.


Fue pervertido desde su inicio por la Fiscalía General de la República, con la presentación de una licencia para conducir falsa, judicializando un expediente sin haberse configurado el delito

Marina Moguel

Hija de Rosario Robles

Lee: Familia de Rosario Robles solicita audiencia con Alto Comisionado de la ONU para pedir su liberación

En octubre de este año, la ex secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, señaló que se le pidió inculpar al expresidente Enrique Peña Nieto y el excanciller Luis Videgaray a cambio de obtener beneficios en el proceso legal en su contra.

“Hubo una propuesta, yo no sé si directamente venía del abogado que en ese momento estaba siguiendo alguno de los casos, que me pedían concretamente que incriminara a personalidades del gobierno anterior y yo por supuesto no estoy dispuesta a incriminar a nadie en situaciones que son absolutamente falsas”, dijo en entrevista para el periodista Héctor de Mauleón, desde el penal femenil de Santa Martha Acatitla.

Tras más de dos años de permanecer encarcelada, la FGR aún no ha comprobado que Rosario Robles hizo uso indebido del servicio público.