3.5

Millones de pesos recibe al mes la compañía de alumbrado público cuyo administrador es Ramón Alejandro Baca Mcguire


Baca Mcguire destrabó con su empresa el polémico contrato cedido por 15 años a la compañía ‘fantasma’ Obras y Servicios Jaza S.A. de C.V. por la administración pasada


Ramón Alejandro Baca Mcguire formó parte del equipo de transición del mandatario independiente, hoy es el administrador de la compañía Operadora de Alumbrado Público de Juárez Nuevo León

El gobierno de Jaime Rodríguez ha investigado a todos los priistas que formaron parte del círculo cercano de su antecesor el exgobernador Rodrigo Medina. Menos a uno.

El alcalde de Juárez, el priista Heriberto Treviño Cantú, ha sido el único medinista que se ha salvado pese haber sido titular con Medina del Sistema Estatal de Caminos, dependencia que estuvo involucrada en el caso Kia.

Esa deferencia ha sido bien correspondida por el edil de Juárez, quien trianguló el polémico contrato para la concesión del alumbrado público para beneficiar una empresa ligada con un operador de “El Bronco”.

Se trata del empresario de seguridad, Ramón Alejandro Baca Mcguire, quien formó parte del equipo de transición del mandatario independiente junto con el exprocurador Roberto Flores.

Hoy Baca Mcguire, administrador de la compañía Operadora de Alumbrado Público de Juárez Nuevo León S.A de C.V, cobra más de 3 millones 500 mil pesos mensuales al Municipio de Juárez por el servicio de alumbrado público.

Todo apunta que este beneficio es un acuerdo político entre el priista Heriberto Treviño Cantú y el gobernador Jaime Rodríguez “El Bronco”, teniendo como intermediario a Ramón Alejandro Baca Mcguire.

El rol de Baca Mcguire en esta triangulación se centró en destrabar con su empresa de reciente creación el polémico contrato cedido por 15 años a la compañía “fantasma” Obras y Servicios Jaza S.A. de C.V por la administración pasada.

Aunque el alcalde priista no firmó el contrato original, lo cierto es que utilizó su mayoría en el Cabildo para aprobar los pagos a Baca Mcguire, esto sin cancelar el convenio establecido a la empresa “fantasma”, y que Heriberto Treviño debió anular.

La ayuda de Heriberto

Documentos en poder de Reporte Indigo revelan que el 25 de mayo de 2016 la empresa de Baca quedó totalmente constituida ante el Registro Público de la Propiedad, pues en esa fecha se pagó los derechos de inscripción de la compañía.

Ya registrada, el alcalde Heriberto Treviño Cantú y sus regidores, autorizaron el pasado 17 de junio de 2016 pagar mensualmente millones de pesos a la empresa, así consta un acta de Cabildo en poder de este medio.

Es decir, 23 días después de que se constituyó la empresa de Baca Mcguire, Operadora de Alumbrado Público de Juárez Nuevo León S.A de C.V., se avalaron las transacciones monetarias.

En el acta constitutiva, esta empresa tiene como socio a la empresa “fantasma” Obras y Servicios Jaza S.A. de C.V, a la cual el municipio de Juárez, durante la administración pasada, le cedió el contrato de casi 600 millones de pesos.

Jaza estuvo envuelta en escándalos por ser una compañía no confiable y con prestanombres, que ganaría millones de pesos del erario público sin una licitación, pues le dieron el contrato de manera directa. Los socios de esta compañía no son empresarios, sino pintores de brocha gorda.

Pero ¿que no se debería pagar ese dinero a la empresa que tiene el contrato original?

En la lógica del alcalde de extracción priista apunta a que no.

Se solicitó por medio de transparencia el contrato que realizó el Municipio de Juárez con Obras y Operadora de Alumbrado Público de Juárez Nuevo León S.A de C.V, pero fue negada la información a un ciudadano.

La triangulación

Ramón Alejandro Baca Mcguire, administrador de Operadora de Alumbrado Público de Juárez Nuevo León S.A de C.V, solicitó al alcalde de Juárez, Heriberto Treviño Cantú, firmar un fidecomiso para cobrar el servicio de alumbrado público por más de 3 millones 500 mil pesos mensuales.

En el acta de Cabildo, según los regidores, confirman que el contrato original fue constituido en febrero de 2015, donde supuestamente se inició la modernización de la luz pública.

“Que en virtud del escrito dirigió a nuestro presidente municipal, mismo que fue asignado por el administrador de Operadora de Alumbrado Público de Juárez S.A. de C.V., Ramón Alejandro Baca Mcguire, en la relación al contrato del fidecomiso 16822-06-293.

“Dicho fidecomiso deriva del contrato original de prestadora de servicio a largo plazo con fecha de 23 febrero de 2015”, dice el acta de cabildo.

Esta fecha contrapone la establecida por el exalcalde Rodolfo Ambriz Oviedo, quien realizó el contrato original el 14 septiembre de 2014 de manera directa a Obras y Servicios Jaza S.A. de C.V. para la modernización del alumbrado público.

Esto sólo exhibe que aún está vigente el contrato original establecido por Ambriz Oviedo.

El Cabildo aprueba el año pasado modificaciones a este convenio en sólo dos cláusulas.

Uno era por patrimonio del fideicomiso y la otra con preferencia y procedimiento del pago, más nunca señala que el contrato fue transferido a Alumbrado Público de Juárez S.A de C.V.

“(Las) adecuaciones se acentúan en modificar el texto original las siguientes cláusulas: patrimonio del fideicomiso y la otra prelación y procedimiento del pago”, señala el acta.

Y ni siquiera informa que la relación contractual con la empresa “fantasma” Obras y Servicios Jaza S.A. de C.V. había finalizado.

Hoy en día, la empresa fantasma del exalcalde Rodolfo Ambriz Oviedo continúa recibiendo millones de recursos públicos a través de la empresa de Baca Mcguire, quien recibe el pago por el servicio de alumbrado público.