El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, reiteró que aspira a hacer una buena entrega-recepción con el nuevo gobierno que entrará en funciones en octubre y a no dejar obras inconclusas que se inicien en este último tramo de su administración.

Al tomar protesta al Comité Directivo de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción delegación Guerrero (CMIC), encabezados por su presidente, José Alberto Díaz Servin, el gobernador consideró que la responsabilidad del futuro gobernador o gobernadora de Guerrero, va a ser poner los cimientos de cómo salir de los efectos económicos y de salud por la pandemia del Covid-19.

Apuntó que ha tratado de estar al frente del estado en estos tiempos complicados con responsabilidad, admitiendo que hasta el momento no se alcanza a ver hasta dónde va a ser el daño de esta pandemia y celebró que la industria de la construcción se haya declarado una actividad esencial, ya que esto permitió tener movimiento económico y empleos.

En ese sentido, les anunció que en lo que corresponde a su gobierno, lo que se ha programado en los fondos para la construcción, se seguirán ejerciendo hasta el mes de septiembre.

Detalló que el último trimestre lo dejarán etiquetado y con el dinero reservado para que se ejecute, de tal manera que no será eso un problema para el próximo gobernador o gobernadora, en tanto, aseguró, es un propósito suyo que ninguna obra quede inconclusa o pendiente.

“Que en todas las obras que se programen se terminen bien, esa es una aspiración también, que ustedes participen, que tengan movimiento, trabajo, porque teniendo ustedes trabajo, dan empleos”, comentó.

Otra de sus aspiraciones, dijo, es tener una buena entrega- recepción, pues no quiere irse sin que las cosas sigan caminando y “a lo que aspiro es que a Guerrero, a mi tierra, le vaya bien después de que yo deje de ser gobernador y quien llegue, que haga mejor las cosas de lo que yo he intentado hacerlo”, puntualizó.