Tras anunciar que buscará que el incremento al salario mínimo para el 2023 ronde el 20 por ciento, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que hay voluntad por parte de la iniciativa privada. Así como criticó que, aún contando con el aumento acumulado durante sus primeros cuatro años de Gobierno, se sigue por debajo de otros países de la región.

Acerca del salario, pues está en pláticas. Lo ideal es que se acuerde por consenso, que lo acepte el sector empresarial, el sector obrero y haya acuerdo con el Gobierno. Dije que ronde alrededor del 20, vamos a ver”, dijo en su conferencia matutina luego de que anunció su propuesta de incremento para 2023 durante su informe en el Zócalo de este domingo.

El primer mandatario fue cuestionado sobre si hay voluntad por parte del sector empresarial para llevar a cabo dicho aumento, a lo que respondió que “sí hay voluntad. Les recuerdo que en cuatro ocasiones que ha habido aumento, en tres ha sido por consenso. Sólo un caso fue el voto del Gobierno y de los trabajadores, no participaron los empresarios”.

Esto siendo que, durante su discurso en el Zócalo, la sección de invitados especiales contó con la presencia de representantes de la iniciativa privada encabezados por Francisco Cervantes, dirigente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE). Incluyendo también a otros empresarios como Carlos Bremer, a quien López Obrador elogió públicamente por impulsar al deporte.

Por otro lado, destacó que “tenemos el 62 por ciento de incremento en términos reales y el doble en la frontera. Aún así, todavía estamos abajo del salario mínimo de algunos países de Centroamérica y del Caribe. Fue un crimen lo que hicieron durante 40 años, se redujo el salario mínimo en 70, 75 por ciento en su poder de compra”.

Debido a esto, López Obrador celebró que se haya terminado con el “truco de la tecnocracia neoliberal” respecto a que si se aumentaban los salarios se generaría inflación. Argumentando que el aumento reciente en este aspecto responde a factores internacionales y afecta a nivel global, en tanto que los incrementos salariales en México han evitado crisis de consumo.