El nuevo partido de Jalisco, Hagamos, vinculado con el grupo político que comanda el exrector de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Raúl Padilla López, recibió aportaciones económicas de miembros de al menos 13 estructuras distintas de la casa de estudios, según el registro de ingresos que reportó ante la autoridad electoral.

Los recursos que obtuvo la agrupación Hagamos en 2019 y 2020 para costear su operación y convertirse en un partido provinieron de 105 financiadores distintos, pero entre los cuales figuran cuando menos 31 personas que están ligadas a la UdeG y sus estructuras, de acuerdo con la información proporcionada por el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Jalisco

En el listado aparecen áreas e instituciones de la UdeG desde las que se realizaron las contribuciones para la conformación de Hagamos, mediante aportaciones de sus asociados.

El Centro Universitario de los Lagos, el Centro Universitario de los Altos, el Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, la Oficina del Abogado General, la Coordinación de Servicios Estudiantiles, la Coordinación de Extensión y Acción Social, el Sistema de Educación Media Superior, la Coordinación General de Servicios a Universitarios, la Preparatoria de El Salto, la Preparatoria Regional de Tala, el Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Guadalajara (Staudeg), el Hospital Civil de Guadalajara y la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) se encuentran nombrados.

620,833
pesos es el monto que recibió Hagamos de sus asociados para gastos operativos de enero de 2019 a junio de 2020

En el caso de la Oficina del Abogado General de la UdeG llama la atención que quien realizó aportaciones a favor del hoy partido fue directamente su titular, Juan Carlos Guerrero Fausto, quien se desempeña como abogado general de la casa de estudios, y quien entregó nueve mil pesos con este fin.

De la misma oficina que dirige Guerrero Fausto también aparecen como contribuidores de Hagamos Diego Alberto Hernández Vázquez, con puesto de coordinador de la Oficina del abogado general, y quien aportó 10 mil 974 pesos; y Jesús Alberto López Peñuelas, jefe de la Unidad de Reglamentos de la misma oficina del abogado, y quien entregó cinco mil pesos.

Las contribuciones que recibió Hagamos por parte de miembros de instituciones como el gremio Staudeg y la FEU, no obstante que se supone que éstas guardan cierta autonomía con respecto a la UdeG y su grupo político, evidencian la relación clientelar que se ha tejido entre aquellas y la casa de estudios.

De parte del gremio aparece como aportador Jorge Alberto Vargas Moreno, secretario de Actas y Acuerdos del Sindicato de Trabajadores Académicos de la UdeG (Staudeg), quien entregó 12 mil 200 pesos a Hagamos; de la Federación está Mayra Araceli Rivera Cueva, secretaria de Actas y Acuerdos de la FEU, según publicaciones de 2018, y quien contribuyó al novel partido con seis mil 692 pesos.

Desde el ámbito legislativo también hubo financiamiento para Hagamos: la diputada federal por el PRD, Abril Alcalá Padilla, quien además es prima hermana de Padilla López, le transfirió a la agrupación 24 mil 500 pesos; al igual que el diputado local Enrique Velázquez González, quien aportó otros 24 mil 500 pesos, y quien de hecho es dirigente de Hagamos.

Mientras que Jaime Prieto Pérez, exdiputado local vinculado con la UdeG, participó con 11 mil 200 pesos.

Fuera de las estructuras universitarias, figura, sin embargo, Manuel Edgardo Servín Orozco, juez cuarto de lo civil del Primer Partido Judicial con sede en Zapopan, y quien erogó 16 mil pesos para este instituto político.

AMLO y Padilla

El partido Hagamos es visto en Jalisco como un nuevo brazo político del grupo que encabeza el exrector Padilla López, aunque no el único a su disposición, pues tiene incidencia sobre otros institutos políticos, como el PRD local e incluso el MC, mediante la alianza que mantiene con el gobernador, Enrique Alfaro Ramírez.

Hace unos días, sin embargo, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, cuestionó de manera velada la ausencia de democracia en la UdeG, una institución pública que ha estado bajo el control del mismo grupo político por más de 30 años, pues el rectorado de Padilla López, quien sigue siendo su mandamás en los hechos, comenzó en 1989.

Este 13 de noviembre, cuando se refería a sus diferendos con el gobernador de Jalisco, dijo el presidente López Obrador: “Tampoco es nada personal en contra del gobernador, son diferencias, él tiene una postura, él pertenece a este bloque de conservadores, él se lleva muy bien con el líder de la Universidad de Guadalajara, un líder histórico, Padilla. (…) Les dejo de tarea que hagan una investigación desde cuándo manda este señor en la Universidad de Guadalajara”.

De hecho, en el 2008, cuando el entonces rector de la UdeG, Carlos Briseño Torres, se rebeló contra los designios de Padilla López –el único que lo ha hecho–, se dio a conocer que este último retenía 12 cargos en la casa de estudios, incluyendo al presidente de la Feria Internacional del Libro (FIL) y al presidente del Festival Internacional de Cine en Guadalajara.

El 27 de agosto de 2008, Briseño Torres –hoy finado– destituyó a Padilla López de dos de esos cargos: le arrebató las presidencias del Comité Técnico del Centro Cultural Universitario (un megadesarrollo de usos mixtos de la UdeG que costará tres mil 500 millones de pesos), y del Consejo de Administración del Corporativo de Empresas Universitarias.

Unos días después, Briseño Torres fue depuesto como rector, y todo volvió a ser como antes.

El financiamiento de Hagamos

De acuerdo con el informe entregado por el IEPC vía transparencia (folio 06761220), la agrupación Hagamos recibió 620 mil 833.62 pesos de sus asociados para todos sus gastos operativos, de enero de 2019 a junio de 2020; unos meses después, en septiembre, fue validada finalmente como partido político.

En el documento de sus principios Ideológicos, señalan sus integrantes: “Consideramos que los partidos políticos en México se han caracterizado por trabajar al margen de la ley y que se apegan a ella solamente en los momentos que a su conveniencia política o coyunturales presenten”.

También puedes leer: UdeG, entre las universidades con más desvíos