Hacia el consumo sustentable contra el Cambio Climático

Tras la pandemia los mexicanos tomaron mayor conciencia acerca de la incidencia en el Cambio Climático que tienen sus hábitos de compra, por lo que la sociedad junto con las empresas y gobiernos deben caminar hacia modelos económicos amigables con el planeta

Durante la pandemia de COVID-19 personas de México y el mundo cambiaron sus hábitos de consumo, buscando ser más sustentables

Durante la pandemia de COVID-19 personas de México y el mundo cambiaron sus hábitos de consumo, buscando ser más sustentables

Comparte esta nota

Durante la pandemia de COVID-19 personas de México y el mundo cambiaron sus hábitos de consumo, especialmente los de higiene, buscando ser más sustentables y amigables con el medio ambiente para así ayudar en el combate al Cambio Climático.

Juntos, es necesario que la sociedad, las empresas y el gobierno busquen rutas hacia una producción y consumo más responsables, especialmente después de las lecciones que dejó la pandemia respecto al daño que hacen los productos de un solo uso, así como el manejo negligente de desechos.

La encuesta “Green Response 2022” realizada en 10 países, entre ellos México, por la empresa sueca Essity, especializada en higiene y salud, revela que 45 por ciento de las personas son cada vez más conscientes de cómo el comportamiento humano afecta negativamente al planeta.

Los resultados demuestran que durante la crisis sanitaria, las personas tuvieron la oportunidad de reflexionar acerca de sus comportamientos cotidianos y cómo estos afectan el lugar en donde vivimos.

Así lo demuestra la opinión expresada por el 43 por ciento de las personas que participaron en el sondeo de Essity, quienes dijeron haberse vuelto más conscientes del impacto negativo que tienen algunos productos y servicios sobre el medio ambiente.

Un ejemplo es Hugo, quien junto a su pareja comenzó desde hace algunos años a implementar cambios en su vida para que su consumo fuera menos dañino.

“El cambio sucede a partir de que internalizamos el impacto que tenemos como humanos y cómo afecta a los sistemas naturales. Nosotros familiarmente ya habíamos hecho muchos cambios desde hace varios años, por estar muy concientizados en el tema, habíamos cambiado la parte de no consumir plásticos de un solo uso, popotes, vasos, usar recipientes reusables para todo, no usar desechables para fiestas o días de campo.

“Compramos un set de platos que no se van a tirar a la media hora de haberlos usado y que además, como todos sabemos, se quedan mucho tiempo contaminando el ambiente y el agua. También tratamos de disminuir el transporte que genera muchas emisiones de gases de efecto invernadero, que son las que producen el Cambio Climático y privilegiar el uso de transporte público o bicicleta, entre otras acciones”, menciona.

Respecto a la concientización de los consumidores, la maestra Mariajulia Martínez, directora adjunta del Centro de Objetivos de Desarrollo Sostenible del Tecnológico de Monterrey Ciudad de México, menciona que estas acciones individuales tienen un impacto importante en los esfuerzos para conseguir mitigar el Cambio Climático.

“La acción climática no solamente depende de la voluntad de los gobiernos, sino que hoy en día, en el 2022 y para adelante, estamos en un escenario en el que la participación de todas las personas es fundamental. Cualquier actividad que hagamos, por mínima que parezca, vale la pena y es funcional y abona a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero”, afirma Martínez.

Según los resultados de la encuesta Green Response de este año, el 34 por ciento de la población ha mejorado su planificación de consumo con el objetivo de reducir los residuos, mientras que 27 por ciento invierten más tiempo en aprender respecto a la sustentabilidad.

En México, 7 de cada 10 encuestados de entre 18 y 40 años manifestaron que creen que pueden generar un impacto positivo en el medio ambiente a través de un consumo más sustentable. Mundialmente 5 de cada 10 personas consideraron lo mismo

Reciclar, clasificar y reducir el desperdicio de alimentos son las acciones consideradas como la forma más común de llevar un estilo de vida respetuoso con el medio ambiente.

Por ello, los consumidores han comenzado a migrar hacia el uso de productos multiusos, tales como las copas menstruales, en lugar de preferir aquellos que solo pueden ser utilizados una vez, lo cual, además, representa un ahorro.

Mariajulia Martínez menciona que este tipo de acciones ayudan a cumplir con el objetivo 12 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, adoptada por la ONU y otros organismos mundiales, que establece la necesidad de una producción y consumo responsable y sostenible.

“El recapitular y ver la manera en la que consumimos suma bastante, no solo a este objetivo, sino también abona al número 13 que tiene que ver con acción climática y con muchos otros, porque cuando nosotros hacemos el consumo de algún producto, esto significa que se usaron muchos recursos de diversa índole: naturales, energéticos y humanos, entre otros.

“Entonces si nosotros consumimos más, es porque tenemos más recursos, lo que genera emisiones y desechos, por decir, si tomamos diariamente un café en un vaso desechable pues estamos sumando 365 vasos al planeta, los cuales, derivado del sistema de gestión de residuos que tenemos hoy en día en el país y en mucho otros lugares, pues no se procesan de la mejor manera”.

Martinez dice que cuando nosotros cambiamos esos patrones de consumo, nos habla de un mejor manejo de recursos y de una mejor gestión de los desechos, porque adicional a todo el ciclo de vida que puede tener un producto, cuando lo desechamos no solamente es basura que va a estar ahí, sino que es un residuo que se va a tener que descomponer, el cual va a generar contaminación.

“Todos los productos que usamos en nuestro día a día generan emisiones, entonces utilizar aquellos que funcionen más de una vez es muy positivo, porque ayudan a reducir la cantidad de recursos y de energía”
Maestra Mariajulia MartínezDirectora adjunta del Centro de Objetivos de Desarrollo Sostenible del Tecnológico de Monterrey Ciudad de México

En la encuesta “Green Response 2022”, personas de entre 41 y 80 años dijeron haberse hecho más conscientes acerca de cómo su estilo de vida y consumo afecta al medio ambiente.

El 27 por ciento de los participantes en este sondeo mencionaron que gastarían hasta un 5 por ciento más en transporte respetuoso con el ambiente mientras que 26 por ciento manifestó que invertiría en ropa hecha con prácticas sustentables.

Te puede interesar:

Sustentabilidad del consumo, responsabilidad compartida

El camino por recorrer contra el Cambio Climático

Salir de la versión móvil