Los Diablitos”, niños de entre 12 y 16 años que se dedican a asaltar con armas de juguete en las avenidas Periférico y Constituyentes, no pueden estar en prisión porque nuestro país no cuenta con un marco legal acorde con la realidad ni una política de prevención.

Ante la deficiencia institucional, la organización civil Reinserta demanda una política de prevención del delito y la violencia que erradique los factores de riesgo y victimización.


“La ley parece ser rebasada por la realidad y genera molestia y hartazgo social ante la creciente inseguridad que lacera al país, pero el fenómeno delictivo en niños y adolescentes no se resuelve con la criminalización, sino con la prevención”, afirma.

Damián, de 13 años y Rolando, de 12, dos de los integrantes de “Los Diablitos”, fueron detenidos y liberados dos veces en menos de cinco días.

Te puede interesar: LAS ‘TRAVESURAS DE LOS DIABLITOS’ PUEDEN TENER IMPLICACIONES LEGALES PARA SUS PADRES

Al respecto, Reinserta, organización no gubernamental que se dedica a mejorar la impartición de justicia penal, sostiene que se debe a que la Ley Nacional del Sistema Integral de Justicia para Adolescentes no permite que las personas de entre 12 y 18 años de edad reciban una medida cautelar o sean privados de su libertad.

Además, la Procuraduría General de Justicia (PGR) capitalina no aplica protocolos con relación a delitos cometidos por menores de 14 años edad.

Entre estos factores o motivaciones para cometer un delito, el Estudio de Factores de Riesgo y Victimización en Adolescentes Cumpliendo Medida Privativa de Libertad por Delitos de Alto Impacto Social, que Reinserta hizo en Centros de Internamiento para adolescentes en 10 estados mexicanos, reveló que en primer lugar están las ganancias económicas, en segundo lugar la curiosidad, en tercero el ayudar a alguien cercano y finalmente los accidentes.

Reinserta, organización que promueve la reinserción social de adolescentes y jóvenes que están o estuvieron en prisión, también reprochó que un exreo del Reclusorio Oriente reclute a los menores.

No debe pasar por alto el liderazgo de una persona de 30 años con historial delictivo que es el referente del grupo de niños que ejecuta los robos, pues justamente una de las acciones más contundentes en la intervención comunitaria radica en neutralizar a los líderes negativos y refrendar a los líderes positivos en un entorno complicado”, argumenta.