La historia de la disputa por Puebla continúa. Ayer el candidato de Morena y su equipo político de campaña acusaron guerra sucia y fuego amigo por parte del senador suplente Alejandro Rojas Díaz Durán y del exaspirante, Alejandro Armenta.

Durante la mañana, el legislador Rojas Díaz Durán presentó una denuncia ante la Fiscalía General de la República (FGR) contra Barbosa por los delitos de lavado de dinero, enriquecimiento ilícito, evasión de impuestos y compra fraudulenta inmobiliaria de una casa presuntamente valuada en 12 millones de pesos.

Ante las acusaciones y durante un acto de campaña en el municipio de Coronango, el abanderado de Morena, PT, PVEM contestó que no puede más que interpretar las acusaciones como actos de traición, al igual que los que supuestamente padeció en contra de los morenovallistas durante la contienda del 2018.

“Ahora me la hacen los mismos resentidos de Morena, me la hace una persona que ni conozco, gente del Senado, un tal Alejandro Rojas Díaz Durán que es cómplice de Alejandro Armenta, ellos me hacen la guerra sucia y los denuncio ante ustedes como traidores.

“Ellos son los que ya hacen campaña junto con el PAN. No me van a hacer nada porque estoy limpio y mientras reciba el apoyo de ustedes me sentiré del lado de la gente, del lado del pueblo y del lado de Dios”, aseguró Barbosa.

La tregua que inicialmente ofreció el candidato a la Gubernatura al senador y excontendiente duró 24 horas, después de la denuncia que interpuso Rojas Díaz Durán.