[kaltura-widget uiconfid=”38045831″ entryid=”0_3599wky0″ responsive=”true” hoveringControls=”true” width=”100%” height=”75%” /]

Las negociaciones para armar el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) ya comenzaron y la pugna principal es por la reasignación de alrededor de 30 mil millones de pesos.

Mientras la Oposición pide que esos recursos sean utilizados para la reconstrucción de las zonas afectadas por los sismos de septiembre, el PRI busca fortalecer algunos ramos para que por ellos fluya el dinero para la recuperación.

Gracias a una serie de ajustes en la Ley de Ingresos, los congresistas obtuvieron ingresos extras por 43 mil millones de pesos; sin embargo, de ellos sólo unos 30 mil millones de pesos serán susceptibles de reasignación.

Los legisladores del tricolor pretenden fortalecer sectores como la Educación o la Salud, así como reactivar programas de inversión en infraestructura que el Gobierno federal mandó en ceros en su Proyecto.

Mientras el debate sobre si habrá o no Fondo de Reconstrucción ocurre en la Comisión de Presupuesto, en ambas Cámaras del Congreso de la Unión las peticiones de recursos se acumulan; el común denominador es garantizar que haya dinero para la recuperación de las zonas golpeadas por los fenómenos naturales de los últimos meses.

La fecha límite para aprobar el Presupuesto de Egresos de la Federación es el 15 de noviembre; los diputados planean tener lista la negociación un día antes, el 14 de noviembre, ya con las modificaciones pactadas.

Recursos extras


Los legisladores lograron obtener 43 mil 291 millones 400 mil pesos ‘extras’ para el próximo año, lo que ubicó el dinero disponible para el 2018 en 5 billones 279 mil 667 millones de pesos

En la negociación de la Ley de Ingresos para el 2018, los legisladores obtuvieron más recursos con simples movimientos de lápiz.

Al cambiar los valores de algunas variables a la iniciativa de Ley de Ingresos que envió el Ejecutivo federal al Congreso, los legisladores lograron obtener 43 mil 291 millones 400 mil pesos “extras” para el próximo año.

Esto ubicó el dinero disponible para el 2018 en 5 billones 279 mil 667 millones de pesos.

Las dos variables más importantes que se modificaron fueron el tipo de cambio precio dólar que el Ejecutivo había planteado en 18.10 pesos y que fue cambiado a 18.40 pesos; y el precio del barril del petróleo que el Gobierno federal había propuesto en 46 dólares y finalmente quedó en 48.5 dólares.

Aunque el total extra fue de 43 mil millones de pesos, el gasto neto tiende a ser menor por los cambios que se derivan de la propia modificación de los indicadores.

“Los 43 mil millones de pesos también incluyen gastos: cuando sube el precio del barril de petróleo, pues también suben los gastos por el lado de los estímulos fiscales, a la gasolina; cuando sube el precio del dólar, en estimación, sube también el ingreso, pero sube el gasto por el servicio de la deuda.

“También cuando subes los ingresos suben las participaciones; hay como seis o siete mil millones más de participaciones. O sea, a 43 mil millones de pesos hay que quitar el aumento de participaciones, los gastos que genera el aumento en el precio del petróleo, el servicio de la deuda y nos quedan como 30 mmdp”, explicó el priista Jorge Estefan Chidiac, presidente de la Comisión de Presupuesto.

Aunque entre las fuerzas políticas hay pugnas por decidir a dónde se destinará ese dinero, lo cierto es que la planificación se realiza en petit comité entre un grupo compacto de legisladores y la Secretaría de Hacienda.


Aunque entre las fuerzas políticas hay pugnas por decidir a dónde se destinará ese dinero, lo cierto es que la planificación se realiza entre un grupo compacto de legisladores y la Secretaría de Hacienda

5.2

Billones de pesos recursos obtenidos por legisladores para 2018

 

¿A dónde destinar los extras?


El tricolor busca que los recursos extras sean destinados a rubros que tienen algún faltante para el 2018 en el Proyecto de Presupuesto de Egresos, como el campo; pero la Oposición busca crear un fondo para reconstruir los daños que causó el sismo de septiembre

Mientras la Oposición busca crear un Fondo para la Reconstrucción con recursos etiquetados específicamente para las labores de recuperación de los daños causados por los sismos de septiembre, el PRI ha planteado fortalecer los ramos en los que se ejercerá el gasto y que pueden ser destinados a la reconstrucción.

El tricolor busca que los recursos extras sean destinados a rubros que tienen algún faltante para el 2018 en el Proyecto de Presupuesto de Egresos.

El presupuesto para el campo, por ejemplo, fue enviado con un recorte de 6 mil 232 millones de pesos menos respecto al 2017.

El Ejecutivo envió también en ceros todo el capítulo de Carreteras y caminos alimentadores, mismo que busca ser repuesto por los diputados federales y a cuyos proyectos se les dio especial prioridad en la Comisión de Infraestructura que es la encargada de definir las obras que se plasmarán en el decreto de Presupuesto.

Esas obras podrían ser financiadas con el dinero que se obtuvo para la Ley de Ingresos.

Los diputados han decidido borrar de forma definitiva el Fortalece, el Fondo para el Fortalecimiento de la Infraestructura Estatal y Municipal, conocido comúnmente como el fondo de los “moches”.

El PRI busca también dar más dinero a rubros como Educación, Salud y otros que ejercerán dinero que podrán enviar a labores de reconstrucción.

“Van a ser más de 30 mil mdp, lo que se va a reponer; entre ellos, seguramente carreteras, campo, educación, salud y demás.

“El campo tenía una reducción de siete mil millones, hay que ver cómo se lo reponemos; carreteras alimentadoras viene en ceros, hay que reponerlos; proyectos de Desarrollo Regional, también viene en cero, entonces habrá que reponerlos; y otros más que conforme se vayan construyendo los consenso se harán”, comentó Jorge Estefan Chidiac, presidente de la Comisión de Presupuesto.

César Camacho, coordinador de la bancada del PRI en la Cámara baja, aseguró que los diputados no regatearán la asignación de recursos para la reconstrucción.

“El PRI ha hecho de esto una bandera en la que cree con toda convicción (…) lo menos que podemos hacer es aprobar recursos destinados a estas tareas, que por cierto, son recursos de todos los mexicanos.

“Ahora lo que debe imperar es la racionalización, la inteligencia y el direccionamiento de dinero de todos para ayudar a los damnificados”, aseveró Camacho.

Camacho, quien lidera la bancada que lleva mano en la negociación del Presupuesto de Egresos junto a la Secretaría de Hacienda, sostuvo que el dinero de la reconstrucción debe llegar más allá de la Ciudad de México.

“La reconstrucción va y no sólo en la Ciudad de México. Hay ciudades, sitios con muchas más dificultades, pero al final lo que importa es la reacción, la posición del gobierno de que los miles de millones de pesos que se quieran destinar a estos fondos de reconstrucción, habrán de ser autorizados y consagrados en el Presupuesto de Egresos de la Federación.

“La Ciudad de México, porque es aquí el centro neurálgico de la política, de las comunicaciones, de la vida económica, ha sido una caja de resonancia de grandes magnitudes, pero Jojutla o Juchitán tienen tantas o más necesidades; lo que es cierto es que va a haber un trato equitativo de parte de la Cámara de Diputados para asignar los montos, que sean los justos y los necesarios para volver a activar la economía y hacer que la vida normal regrese a las comunidades”, indicó el priista.

En tanto, la Oposición ha pedido la creación de un Fondo de Reconstrucción; eso sí, con reglas claras para evitar los malos manejos, como ha ocurrido con otros fondos similares.

Benjamín Robles Montoya, senador por el PT, ha pedido que la asignación de recursos quede etiquetada en el PEF 2018, pero con especificaciones sobre los estudios de ingeniería necesarios, el establecimiento de testigos sociales y la obligación de comprar materiales y contratar obras a las pequeñas y medianas empresas de la región.

“El catálogo de irregularidades queda perfectamente ilustrado en el último informe de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), en el que auditaron los recursos autorizados para la atención de desastres naturales en el estado de Chiapas, en 2010 y 2011, y que ascendieron a casi 3 mil quinientos millones de pesos.

“El informe habla por sí solo: desde el principio las solicitudes de recursos y los diagnósticos de daños se presentaron con desfases de hasta 27 días, cuando el plazo es dos días hábiles. La modificación al calendario ocasionó que las aportaciones al estado de Chiapas se realizarán hasta 139 días hábiles después del plazo establecido, lo que afectó el inicio de obras y acciones”, sostuvo Robles en un punto de acuerdo presentado en el Senado.


“Ahora lo que debe imperar es la racionalización, la inteligencia y el direccionamiento del dinero de todos para ayudar a los damnificados”

César Camacho

Coordinador de la bancada del PRI en la Cámara baja


El priista César Camacho aseguró que los diputados no regatearán la asignación de recursos para la reconstrucción

Piden ajustes para el Fonden

Las modificaciones fueron propuestas por Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México y respaldadas por el PAN, PRD y MC en la Cámara de Diputados.

1 Flexibilizar normativa

2 Flujo más rápido del dinero

3 Eliminar trámites burocráticos

4 Reducir plazos para la emisión de declaratoria de emergencia

5 Eliminar tope máximo de recursos a utilizar en obras de reconstrucción

Van por otro fondo de emergencia


Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno capitalino y presidente en turno de la Conago, pidió a los diputados que se cree un Fondo Nacional para la Atención de Desastres con los remanentes del Banxico

La Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) pidió a la Cámara de Diputados que se modifiquen las reglas de operación del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) y que se cree un Fondo Nacional para la Atención de Desastres con los remanentes del Banco de México.

La propuesta fue llevada a la Cámara baja por Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno de la Ciudad de México y presidente en turno de la Conago.

Mancera explicó a los diputados que los remanentes del Banco de México fueron de 239 mil millones de pesos en 2015 y 321 mil millones de pesos en 2016, por lo que aunque se utilizara el 10 por ciento para un fondo de desastres, el país tendría recursos adicionales por 20 mil o 30 mil millones de pesos para enfrentar una emergencia.

“Sabemos que los remanentes tienen una función de estabilización fiscal y de conservación de las calificaciones, pero sí se puede construir ese fondo con sus recursos, y de inicio rebasaría por mucho el bono catastrófico que son alrededor de tres mil millones de pesos, y la cantidad que tiene el Fonden”, sostuvo.

Mancera refirió que el Fonden de la Ciudad de México fue creado en el 2015 por una modificación legal y ahí se concentra el 30 por ciento del total de los remanentes del gobierno capitalino.

Por eso, tras el sismo, la Ciudad de México contaba ya con 3 mil millones de pesos para atender la emergencia.

El jefe de Gobierno pidió también flexibilizar las reglas de operación del Fonden, para que el dinero fluya con la rapidez necesaria cuando se presenta una emergencia.

Por ejemplo, indicó que es necesario eliminar trámites burocráticos, reducir los plazos para emitir las declaratorias de emergencia y eliminar el tope máximo de recursos que se pueden utilizar en las obras de reconstrucción con cargo al Fonden, que es del 50 por ciento del costo de la obra.

Los partidos del Frente Ciudadano por México –PAN, PRD y MC- expresaron su apoyo absoluto a las propuestas de Mancera, por lo que han comenzado ya el cabildeo para que queden establecidas en el Presupuesto de Egresos del 2018.


Los partidos del Frente Ciudadano por México expresaron su apoyo a las propuestas de Mancera, por lo que han comenzado ya el cabildeo para que queden establecidas en el PEF 2018