Eduardo Sánchez, vocero de la Presidencia, aseveró que este jueves 15 de septiembre sí se llevará a cabo la tradicional ceremonial del Grito de Independencia en el Zócalo de la Ciudad de México pero que será un festejo “austero”, acorde a los tiempos que se están viviendo en el país.

En entrevista con Ciro Gómez Leyva adelantó que entre los cambios que habrá con respecto a la ceremonia del año pasado está la presencia de invitados especiales miembros de Organizaciones No Gubernamentales, ciudadanos, artesanos y personas con transplantes, además de miembros del gabinete y del cuerpo diplomático.

El portavoz presidencial dijo que luego del grito, los invitados podrán retirarse y formar parte de la verbena popular, “pero no habrá cena, ni siquiera vino de honor, no se vería bien que se derrochara ele dinero en esta época de austeridad, el Presidente debe poner el ejemplo y apretarse el cinturón”.

Primera Dama se suma a austeridad

Angélica Rivera, esposa del presidente Enrique Peña Nieto, usará en la ceremonia del tradicional Grito de Independencia, un vestido del diseñador mexicano Benito Santos.

De acuerdo con información de la Agencia de Noticias del Estado (Notimex), se trata de la misma pieza que portó en la cena con los Reyes de España, durante su visita a ese país europeo en marzo de 2015.

Rivera de Peña lucirá así el vestido de gala azul oscuro con encaje y detalles de pedrería, bordado por manos mexicanas.