Bajo la máxima de que en la política hay que vender cara la derrota, el panista Raúl Gracia y el priista Francisco Cienfuegos lograron resistir a la embestida de Morena y el fracaso de los partidos tradicionales a nivel nacional, y ganaron perdiendo, asegurando cargos para seguir en el poder.

El caso del senador del Partido Acción Nacional (PAN) es muy particular. Desde hace más de una década ha controlado a ese grupo político en la entidad neoleonesa, pese a que los resultados han sido negativos.

El senador panista Raúl Gracia logró acomodarse en una diputación federal plurinominal, pese a que su partido tuvo duros descalabros

El blanquiazul no ha logrado gobernar ese estado desde la administración que tuvo con Fernando Canales -de 1997 al 2003-, quien luego fue sustituido por un breve periodo por Fernando Elizondo, cuando el primero fue llamado al gabinete del entonces presidente Vicente Fox, pero de eso ya han pasado más de 15 años.

El pasado domingo 1 de julio, los resultados panistas fueron malos en el estado. Rebeca Clouthier, candidata de Raúl Gracia, perdió el municipio de San Pedro Garza García, bastión blanquiazul desde hace 30 años, ante el proyecto independiente de Miguel Treviño.

El golpe en la alcaldía sampetrina fue muy significativo, por lo emblemática que ha sido esa zona para el Acción Nacional, aunque los números obtenidos también parten de un voto de castigo de la cúpula empresarial hacia Gracia, con el que han mantenido una relación distante

En Nuevo León, Ricardo Anaya, candidato de la coalición Por México al Frente, no logró ganar, quedó en un segundo lugar de la votación con el 32.25 por ciento, unos 701 mil 345 sufragios, por detrás de Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, quien consiguió 34.34 por ciento, con 746 mil 944 votos, según los Cómputos Distritales del INE.

En las diputaciones federales por representación, Raúl Gracia solo logró que su cercano Hernán Salinas Wolberg pudiera triunfar en el Distrito 1, en Santa Catarina

Pese al escenario catastrófico, el líder blanquiazul logró acomodarse y asegurar un lugar para seguir ostentado el poder en un cargo político.

El senador Gracia tiene asegurado un escaño plurinominal federal, con lo que pretende seguir siendo uno de los rostros visibles blanquiazules.

El senador Gracia tiene asegurado un escaño plurinominal federal, con lo que pretende seguir siendo uno de los rostros visibles blanquiazules.

El priista es aparentemente una víctima más del fracaso de su partido en Nuevo León, y en casi todo el país. Pero hábilmente negoció que aunque el resultado fuera negativo, él no pierde.

El alcalde de Guadalupe, Francisco Cienfuegos, no logró hacer que el priismo se mantuviera en su municipio, aunque él sí aseguró un puesto plurinominal en el Congreso local

El PRI y la administración municipal de Cienfuegos no logró mantener su poder en Guadalupe, el pasado 1 de julio, el panista Pedro Garza Treviño consiguió el 27.85 por ciento de la votación – 60 mil 279 sufragios- para derrotar a la priista Cristina Díaz, quien se quedó con el 25.13 por ciento, cerca de 54 mil 394 votos, según los resultados preliminares de la Comisión Estatal Electoral.

José Antonio Meade, el candidato presidencial priista en Nuevo León tuvo un mal resultado al quedarse con el cuarto lugar. El abanderado de la coalición Todos por México solamente logró el 14.49 por ciento de los votos con 315 mil 199 sufragios.

Aunque el panorama es sombrío para el partido tricolor en Nuevo León, Francisco Cienfuegos tiene asegurado un espacio con una diputación vía plurinominal en el Congreso local para seguir vigente en la vida política.

En este 2018, será la primera vez que las figuras de los plurinominales llegan a la entidad.

Cienfuegos, pese a la derrota de su partido en su alcaldía y en su estado logrará mantenerse como legislador, e incluso se perfila para ser el coordinador de su bancada.

El otro caso

Uno más que podría ser sumado al listado de políticos en Nuevo León que pese a que a sus partidos políticos obtuvieron malos resultados en la elección del 1 de julio, ellos lograron mantenerse de pie es Pedro Pablo Treviño, el dirigente estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

El líder del tricolor podría ser uno de los responsables de que el candidato presidencial que respaldaron ocupara el cuarto lugar, además de que sólo lograron quedarse con 12 alcaldías propias y 6 más junto al Partido Verde Ecologista, de las 51 posibles en en todo el estado.

Pedro Pablo Treviño tiene un cargo seguro para los próximos periodos, ya que el líder priista fue incluido en el listado de legisladores plurinominales que formarán parte de la próxima bancada en la Cámara de Diputados de San Lázaro.