Cada pedazo de tierra de la Ciudad de México es aprovechable al máximo.

Los bajo puentes  son un ejemplo.

Estos espacios han sido acondicionados por el Gobierno del Distrito Federal con infraestructura deportiva para convertirlos en lugares de convivencia para los capitalinos.

En la parte inferior de uno de los pasos a desnivel ubicados en la avenida Aquiles Serdán, a la altura de la colonia Santo Domingo, existe una escuela de box donde adultos y adolescentes practican este deporte.

En otro puente de Circuito Interior, a la altura de la colonia Santa María de la Ribera, se habilitó una pista de skateboarding para que ciclistas y patinadores hagan sus acrobacias.