La tarde de este miércoles, 5 de los 7 magistrados de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) solicitaron evaluar la administración del magistrado presidente, José Luis Vargas, además de su respectiva destitución.

En medio del conflicto, el presidente del TEPJF acusó dichas intenciones como un golpe de Estado y respondió a los señalamientos respecto a su posible destitución, la cual calificó como ilegal.

Vargas pidió a los magistrados “estar a la altura de su investidura constitucional y que no estén intentando o provocando un golpe de Estado“.

Incluso, el magistrado presidente dejó en claro que la única facultad para que la presidencia deje de ejercer sus funciones es exclusivamente por renuncia.

“Y no está en mi intención renunciar, si ustedes desean evaluarme y desean presentar su evaluación por escrito la recibiré y leeré con detenimiento para mejorar las funciones de este tribunal”, añadió.

En ese sentido, el magistrado Felipe de la Mata presentó un punto de acuerdo para la sesión de esre miércoles, en el cual se pide la evaluación que ha tenido Vargas y solicita la destitución.

Pero, el magistrado presidente, José Luis Vargas, y la magistrada Mónica Soto, se opusieron a la discusión de dicho punto bajo el argumento de que se obstaculiza la justicia electoral.

Puedes leer: 2021: Pleito e impugnación, trabajo del Tribunal Electoral

“Con fundamento en los artículos 180, fracción 15 de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, así como nueve fracción 15 del Reglamento Interno del TEPJF, los cuales establecen que son atribuciones de los magistrados electorales las que sean necesarias asegurar el correcto funcionamiento del Tribunal y cualquier integrante del pleno puede someter a consideración de la Sala Superior propuestas adicionales al orden del día, le solicito atender amablemente a los integrantes del pleno en esta misma sesión pública el punto relativo al análisis y desempeño de la Presidencia del TEPJF”, indicó Felipe de la Mata.

Ante ello, Vargas estableció un receso en la sesión pública debido al desacuerdo por el punto de evaluar su desempeño pese a que este acuerdo cuenta con 5 votos a favor y 2 en contra.

Finalmente, el magistrado presidente rechazó incluir este punto de acuerdo bajo el argumento de que se trata de un tema administrativo y no judicial.