Goldman Sachs, el gigante banquero, reclamó a la Comisión Federal de Electricidad mexicana (CFE) un adeudo que asciende a los 400 millones de dólares.

De acuerdo con un artículo de Bloomberg, todo empezó con un contrato por una transacción de gas de la estatal mexicana con el banco de Wall Street.

Pero a raíz de la inusual tormenta invernal que azotó a Texas y afectó las importaciones de gas natural, el monto a pagar aumentó en sobremanera, pues el fenómeno natural causó desabasto en Estados Unidos y México.

La escasez de gas disparó los precios del combustible, por lo que la CFE ha argumentado que no debería tener que cumplir el contrato.

En conversaciones privadas con Goldman Sachs, Comisión Federal de Electricidad culpó a los comerciantes deshonestos e incluso insinuó que el lado que carecía de sofisticación financiera en el comercio era, tal vez, el banco de Wall Street.

Lee: Desvíos millonarios de CFE en Campeche

La empresa mexicana también ha argumentado que las personas que echaron a andar los contratos con el banco no estaban capacitados ni autorizados para echar a andar ese tipo de convenios, por lo cual a muchos ya los despidieron.

Para el gigante banquero, la CFE tiene una obligación contractual, que está comprometida a cumplir, aunque se haya dado en el marco de un sorpresivo desastre natural.

El grupo Goldman Sachs fue fundado en 1869 y tiene su sede principal en Manhattan. Es una de las instituciones bancarias más grandes e influyentes a nivel mundial.

Si el estancamiento continúa escalando, corre el riesgo de arrastrar al banco a una explosión política, advierte Bloomberg en su artículo.

Además de que el pago para el banco podría venir de los hogares mexicanos, afectados por la tormenta invernal tras el corte de suministro de gas desde Texas.

Te recomendamos: Con subsidios a Oxxo, Bimbo, Walmart y otras se pagarían rondas de vacunación: CFE