Enrique Peña Nieto, presidente de México, destacó la importancia de las organizaciones civiles, así como de aceptar la crítica y la libertad de expresión.

En el Museo Memoria y Tolerancia, al inaugurar una pieza con un fragmento del Muro de Berlín, Enrique Peña Nieto consideró que desestimar el valor de las organizaciones civiles es “injusto e irresponsable”, y alertó que “un gobierno que no acepta la crítica, el escrutinio público y la libertad de expresión, es un gobierno que siembra intolerancia y la confrontación en la sociedad.

El mandatario reflexionó que la historia de nuestro país es la muestra de un camino que pasó por el respeto de las diferencias y el papel protagónico de la sociedad.

“Sólo quien tiene conciencia de sub pasado puede comprender cabalmente su presente, y construir un mejor futuro”, sostuvo Peña Nieto.

Por otra parte, dijo, “la tolerancia es clave para lograr una convivencia en armonía entre quienes piensan distinto y son diferentes”, pues “la tolerancia es un valor especialmente importante para un país multiétnico y pluricultural como el nuestro, qué se define por su diversidad”.

“Somos un mundo dentro de una nación en el que la convivencia histórica entre culturas nos une, nos da identidad y también una visión propia de futuro”, por lo que México cuenta con una tradición de puertas abiertas a personas y grupos que por diversos motivos tomaron la decisión de abandonar sus países, expresó Peña Nieto.

Antes de realizar un recorrido por este museo, el jefe del Ejecutivo federal enfatizó que la memoria y la tolerancia son dos elementos fundamentales para que los seres humanos podamos vivir en libertad y actuar con responsabilidad, para que podamos superar nuestros desafíos y resolver los conflictos de manera pacífica y civilizada.

Hace unos días, el presidente mexicano participó en la Cumbre de las Américas, en Perú, en la que líderes mundiales se mostraron preocupados por la crisis en Venezuela, país gobernado por Nicolás Maduro.

Al respecto, Enrique Peña Nieto advirtió que “como humanidad no debemos olvidar los genocidios y hechos de barbarie que han ensombrecido la historia mundial”.

“Callar ante lo que está sucediendo en Venezuela es aceptar la violación de derechos fundamentales”, subrayó el político, “No denunciar la crisis política, económico, social y humanitaria en ese país significaría ser cómplices de quienes pretenden destruir sus instituciones democráticas.

Con información de Notimex***