Reporte Indigo

ALCALDíAS

Gastos irregulares en alcaldías de CDMX por COVID-19

La mitad de las alcaldías de la Ciudad de México cometieron irregularidades durante la pandemia de COVID-19 como no entregar apoyos

La mitad de las alcaldías de la Ciudad de México cometieron irregularidades durante la pandemia de COVID-19 como no entregar apoyos

Ocho de las 16 alcaldías de la Ciudad de México cometieron anomalías en el gasto para atender la emergencia sanitaria por COVID-19, determinó la Auditoría Superior de la Ciudad de México (ASCM).

La auditoría publicó el pasado 21 de febrero el Informe General de la Revisión de la Cuenta Pública 2020 que detalla que Álvaro Obregón, Cuajimalpa, Iztacalco, Miguel Hidalgo, Milpa Alta, Tlalpan, Venustiano Carranza y Xochimilco incurrieron en irregularidades al ejercer los recursos para atender la contingencia sanitaria durante ese año

Las anomalías detectadas van desde contratar servicios sin respetar los procesos de ley hasta la falta de comprobación de la entrega de millones de pesos en apoyos sociales.

Anomalías en contratos y procedimientos COVID-19

La primera demarcación a la que se le encontraron irregularidades en los recursos erogados por la pandemia en 2020, fue Álvaro Obregón, a la que se le practicó la auditoría ASCM/44/20 de Gasto 87 Contingencias COVID-19.

Según el documento, se determinaron 17 resultados, de los cuales 5 generaron 6 observaciones por anomalías y se emitieron 3 recomendaciones.

Entre las irregularidades más relevantes está que la alcaldía (gobernada en ese entonces por Layda Sansores) contrató servicios sin respetar el proceso administrativo: firmó el convenio comercial CAPS/2020-04/003 sin contar con la autorización del área de finanzas ni la suficiencia presupuestal.

También, la ASCM encontró que la alcaldía no licitó, ni cotizó en el mercado los costos para la adquisición de vales del programa “Obregones”.

La auditoría dictó 13 resultados para Cuajimalpa que derivaron en 32 observaciones por anomalías e hizo 10 recomendaciones por posibles faltas administrativas.

La ASCM indicó que en 2020 la alcaldía no contó con indicadores para medir el cumplimiento de los objetivos y metas del plan o programa de gobierno. Tampoco cumplió con la normatividad para administrar riesgos de corrupción.

Respecto a la tercera demarcación que cometió irregularidades en el ejercicio del presupuesto para COVID-19, Iztacalco, la auditoría local realizó 14 hallazgos, de los cuales, 4 generaron 7 observaciones y 2 recomendaciones.

Entre las observaciones más relevantes, la ASCM destaca que en el padrón de beneficiarios del programa “Apoyo Único para Estudiantes Inscritos en las 70 Escuelas Primarias Públicas de Iztacalco” había 4 duplicados.

Iztacalco también remitió con atraso el “Informe Presupuestal de Ministraciones y Egresos”, “Analítico de Claves Presupuestales” y “Causas de la Variación Presupuestal del Informe Presupuestal de las Ministraciones y Egresos”, correspondientes a enero y diciembre de 2020.

Por otra parte, la ASCM determinó para Miguel Hidalgo 14 resultados, 5 de estos derivaron en 7 observaciones y se emitieron 3 recomendaciones.

Los hallazgos más importantes de la auditoría son que la alcaldía adjudicó el contrato 055-AMH-DGA-2020 sin contar con la autorización del Comité de Adquisiciones y realizó una reclasificación incorrecta de la partida presupuestal 3411 “Servicios Financieros y Bancarios” para el pago de comisiones al proveedor de Servicios Broxel, S.A.P.I. de C.V.

Mientras que para Milpa Alta, gobernada en 2020 por el actual diputado Octavio Rivero, el órgano supervisor del gasto público emitió 9 resultados por anomalías en el ejercicio de los recursos destinados para atender la pandemia de COVID-19, de los que surgieron 12 observaciones y 6 recomendaciones.

La ASCM indica que entre las irregularidades más importantes es que se adquirieron overoles a través del acuerdo comercial 02-CD-12-C-040-2020 pero no existe evidencia de que se hayan repartido a los servidores públicos. Tampoco envió sus informes financieros en tiempo y forma a la Secretaría de Administración y Finanzas (SAF).

Desfalcos y programas discrecionales

En lo que respecta a Tlalpan, la ASCM dictó 12 resultados y 6 generaron 12 observaciones que derivaron en 7 recomendaciones por anomalías en el gasto COVID-19.

Según el órgano auditor, el gobierno (que en ese año encabezaba Patricia Aceves) no contó con procedimientos relacionados con la evaluación del desempeño de su personal, tampoco contó con normatividad para gestionar riesgos de corrupción y el gobierno no presentó evidencia para acreditar el cumplimiento del servicio de arrendamiento de vehículos para la distribución de agua potable.

Además, no acreditó la entrega de 55 mil 920 vales por un monto de 56 millones de pesos de la acción socialApoyo Alimentario en tiempos de COVID-19 a niñas y niños de primarias y secundarias públicas de Tlalpan”.

Mientras que Venustiano Carranza, cuyo titular era Julio César Moreno, cometió anomalías que fueron evidenciadas en 9 resultados, de los que 2 generaron 4 observaciones. La más relevante es que no existe información que acredite que se realizaron las dispersiones de recursos del programa “Apoyo a familias residentes en la Alcaldía Venustiano Carranza derivado de la emergencia sanitaria COVID-19”.

Por último, la auditoría local generó 15 resultados para Xochimilco, de los cuales, 4 se vieron reflejados en 13 observaciones.

La ASCM destaca en su informe que la alcaldía gobernada por José Carlos Acosta no mostró evidencia de haber difundido en redes sociales institucionales la convocatoria de la acción social “Apoyo al Sector Turístico, Comercial y Agrícola de Xochimilco” y documentó que 107 beneficiarios del programa trabajaban en el Gobierno de la Ciudad de México.

También puedes leer: Funcionarios brillan en nóminas de las alcaldías

Salir de la versión móvil