A más de dos meses de la trágica explosión en el Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa que dejó tres muertos y 73 heridos, la Secretaría de Energía (Sener) le revocó el permiso a la empresa Gas Express Nieto de México, S.A. para operar su planta de distribución de Gas L.P. ubicada en Tláhuac, Distrito Federal. 

Pruebas científicas de expertos y el trabajo realizado por peritos de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), en relación con los hechos suscitados el pasado 29 de enero, se determinaron que la causa del siniestro fue la existencia de una fuga en el equipamiento del auto-tanque de una pipa, originada por la fractura de dos tornillos en la junta de la bomba de trasiego de gas, debido al mantenimiento deficiente. 

Adicionalmente, se concluyó que el vehículo presentaba condiciones inseguras de operación, ya que su sistema de trasiego estaba alterado.

La sanción más severa

La Sener consideró además que la gravedad de los daños ocasionados por la explosión afectó los derechos humanos a la vida y a la integridad física de terceros, además de afectaciones materiales a la institución pública y al patrimonio de particulares, lo que justifica la imposición de la sanción más severa prevista en la Ley de Hidrocarburos, consistente en la revocación del permiso. (Fuente: Notimex)