Los policías federales que se hayan lesionado durante sus funciones y que no puedan reincorporarse a sus actividades, tendrán garantizada su atención y sus derechos laborales. 

En un boletín, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana consideró –como parte de las mesas de diálogo que sostienen con esa agrupación– que es importante atender y levantar un censo a los elementos con riesgo de trabajo, durante esta etapa de transición a la Guardia Nacional.


El objetivo es valorar su experiencia y talento bajo la consideración de que son integrantes que arriesgaron su vida por la ciudadanía en el cumplimiento de sus funciones. Se contempla aprovechar al máximo su experiencia y trabajo para ser enfocados en distintas áreas dentro de la Guardia Nacional así como de la propia Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, explicó la dependencia.

Por ello, personal especializado del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) se reunió con policías federales y captó 148 solicitudes de apoyo para atención.


Durante la reunión se estableció la conformación de un grupo de seguimiento, el cual realizará un diagnóstico inicial que permitirá conocer la problemática de cada uno de los elementos que lo requieran, a fin de brindarles una atención especializada, agregó.