El propio Alberto Esquer presume sus comunicaciones con el exmandatario Emilio González, quien se manifiesta a favor del G-10

https://www.youtube.com/watch?v=BlMQrBTjBOs

La descomposición dentro del Partido Acción Nacional (PAN) en Jalisco parece llegar a límites insospechados.

La reciente alianza de cinco diputados emanados del PAN con la bancada de Movimiento Ciudadano en el Congreso local coloca a ese instituto político en una disyuntiva difícil de resolver.

Hacer o no alianza electoral con Movimiento Ciudadano (MC), es una decisión clave que hoy de nueva cuenta confronta a la militancia panista.

Hay quien todavía recrimina que en 2012 un ala importante de Acción Nacional le dio la espalda al candidato oficial, Fernando Guzmán Pérez Peláez, para apoyar a Enrique Alfaro Ramírez, candidato de MC. 

Desde entonces se acusó al gobernador Emilio González y a su operador político Herbert Taylor –ambos actualmente forman parte del Comité Ejecutivo Nacional del PAN- de orquestar la alianza.

Pero este 2014 la historia parece repetirse, la diferencia es que en este año se disputa la dirigencia nacional y local el PAN. 

Los diputados Guillermo Martínez Mora, Víctor Manuel Sánchez, Alberto Esquer, Juan José Cuevas y Ricardo Rodríguez decidieron darle una sacudida a su bancada y a su partido anunciando una alianza legislativa con Movimiento Ciudadano.

Decididos a confrontar al PRI, pero sobre todo a la dirigencia del PAN, estos diputados critican el proceder de su líder de bancada, Gildardo Guerrero, a quien acusan de hacer “comparsa” con el gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz. 

Pero detrás de estos cinco diputados se esconden intenciones políticas de otros personajes del PAN.

Como el propio exgobernador, Emilio González Márquez, de quien se sabe que ha tenido contacto con los diputados disidentes y apoya su movimiento.

El propio Alberto Esquer presume sus comunicaciones con el exmandatario, quien se manifiesta a favor del G-10, aunque asegura que él siempre ha pertenecido al grupo del gobernador Francisco Ramírez Acuña.

También está la figura de Eduardo Rosales, quien ha estado presente en varias de las presentaciones que ha hecho tanto Movimiento Ciudadano como el nuevo grupo de oposición. Y también ha parecido en eventos del alcalde de Puerto Vallarta, Ramón Demetrio Guerrero, expanista y actual militante de MC.

Él es uno de los principales impulsores de la alianza. En 2012, se desató una gran polémica tras conocerse que Rosales tenía una inversión en común con Enrique Alfaro en la playa de Los Cabos en Baja California.

Ambos personajes han sido antagónicos en otros episodios de la vida del PAN. Cuando Rosales fue presidente de ese partido, fue combatido por los emilistas quienes buscaban quitarlo de la presidencia.

Desde la dirigencia, el grupo de Rosales se fortaleció en un primer momento, luego vino la debacle del 2009 y a partir de ahí ese grupo político se fragmentó.

Ahora con la aparición pública de un grupo de oposición en el Congreso local, se empieza a dibujar una posible alianza a conveniencia entre ambos grupos del PAN, mismos que buscarán incidir en la nominación de un nuevo presidente, estiman algunos panistas consultados.

La versión es desmentida por Alberto Esquer quien considera que la decisión de hacer alianza o no con otro partido  la deciden los diputados y todo se hará en el momento que las dirigencias nacional y estatal así lo definan.

“No es un tema de alianzas, no es una coyuntura política, es un tema de trabajo legislativo el que estamos haciendo. El tema de las alianzas no nos compete a nosotros, le comete a la dirigencia nacional y a la dirigencia estatal (…) no nos compete a cinco diputados tomar ahorita esa decisión. Es una alianza totalmente de carácter legislativo”, refirió el diputado Esquer.

Y es que bajo el supuesto de que el Congreso de Jalisco se ha sumergido solo en la discusión de temas que competen a la administración de ese poder, el grupo de oposición G-10 presentó una agenda legislativa con la que busca recuperar el peso jurídico y político del Congreso.

Y que a su dicho se ha perdido en lo que va de la administración.

En materia de leyes, cada uno de los diputados se comprometió de dar seguimiento a 14 propuestas y reformas que van desde la Ley de Víctimas hasta la aprobación de reformas a la Ley de Deuda Pública, el Código Electoral y la Ley de Patrimonio Cultural, entre otras.

Además definieron otras tareas de tipo administrativo, tal como vigilar los programas sociales del gobierno, aplicar una auditoria al Instituto de Pensiones de Jalisco; supervisar el gasto del presupuesto de egresos del 2014, verificar los nombramientos de magistrados del Poder Judicial y ajustar la aplicación del nuevo sistema de justicia penal.

La mayoría de las propuestas lanzadas por el grupo de oposición forman parte de la agenda personal que cada uno de los diputados ya impulsaban antes de la presentación del G-10.

Eso, en vista del coordinador de la bancada del PAN, Gildardo Guerrero, corrobora que no existe mayor interés de G-10 que el de anticipar una estrategia electoral de alianza entre Acción Nacional y Movimiento Ciudadano.

Gildardo Guerrero pide que los diputados disidentes se definan de una vez antes de que inicien los procesos electorales internos del PAN.

“Que digan si se quieren quedar del lado del humanismo político o si ya de una vez van a querer brincar. Yo la verdad creo que se van a quedar en el PAN por que tiene historia (…) y es mucho más el PAN que una aventura electoral que puede ofrecer un caudillo”, apuntó el coordinador del PAN.

Quien asegura que la única estrategia del Enrique Alfaro es “desmantelar” al PAN  y catalogó  como “patético” el caso del panista, Ricardo Rodríguez Jiménez, a quien acusó de “arrendarse” al PRI y hoy a Movimiento Ciudadano a cambio de dinero.

PAN va contra desertores

La dirigencia del PAN a cargo de Miguel Ángel Monraz Ibarra no ha dialogado con ninguno de los disidentes y sin embargo ya inició procedimientos administrativos en su contra, que abren la puerta a su destitución.

El propio coordinador de la bancada, Gildardo Guerrero fue el encargado de integrar los expedientes de cada uno de los diputados a fin de que sean valorados por la comisión que dictaminará el futuro de los legisladores.

En ellos se contiene un análisis de sus intenciones de voto de cada una de las iniciativas presentadas en el Congreso. Una valoración de su trabajo dentro de la bancada y observaciones sobre su alianza con Movimiento Ciudadano.

En la lectura de Guerrero, el G-10 se trata de una estrategia meramente electoral, pues en su cálculo 10 diputados de oposición no representan nada al interior del Congreso de Jalisco, en lo práctico esa cifra de votos no les alcanza para tumbar alguna decisión legislativa.

Asegura, en contra de lo que su detractores dicen, que su bancada sí ha sido oposición y ha actuado de forma responsable, pues le dieron un voto de confianza al gobierno para el arranque de la nueva administración permitiendo los cambios de estructura orgánica que el Ejecutivo solicitó.

Por su parte Alberto Esquer, diputado disidente, insiste en que no se le puede correr de su partido pues no están proponiendo nada que no esté fuera de sus lineamientos como instituto político.

Esquer refiere que a pesar del voto de confianza que se le dio al gobierno de Aristóteles Sandoval, hoy es momento de obtener resultados. 

Reformas propuestas por el G-10

Ley de Austeridad y Ahorro
Ley de Atención a Víctimas
Ley para Prevenir y Eliminar la Discriminación
Ley de Participación Ciudadana
Ley de Fomento a Organizaciones de la Sociedad Civil
Ley de Patrimonio Cultural
Ley de Coordinación Metropolitana
Ley para la Atención y Desarrollo Integral   de Personas con Discapacidad
Ley de Desarrollo Rural Sostenible del Estado de Jalisco
Ley de Deuda Pública del Estado y sus Municipios
Reforma constitucional en materia de cultura
Reformas a Ley Indígena
Reforma Electoral
Reforma Educativa