A dos días de que Francisco García Cabeza de Vaca deje la gubernatura de Tamaulipas en manos de Américo Villarreal, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) consideró que el futuro del aún mandatario panista tendrá que ver con la Fiscalía General de la República (FGR) que el año pasado buscó su aprehensión.

“Acerca de la situación que el gobernador que sale, pues eso corresponde a las autoridades, eso tiene que ver con la Fiscalía o las instancias donde puedan haber denuncias. Nosotros no perseguimos a nadie, no es mi fuerte la venganza y además considero que esas prácticas restan autoridad moral, autoridad política”, dijo en su conferencia matutina.

Esto siendo que, desde el año pasado, la FGR buscó que el gobernador emanado del Partido Acción Nacional (PAN) fuera desaforado e incluso emitió una orden de aprehensión en su contra por delincuencia organizada en abril del año pasado. Misma que la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación invalidó el pasado mes de agosto.

Lee también: “No puede fallar”: AMLO celebra ratificación de Américo Villarreal y anuncia apoyo

López Obrador puntualizó “que la autoridad competente actúe, que siempre sea de conformidad con la ley, que no se fabriquen delitos, que se actúe con rectitud, con la verdad siempre. Eso es lo que puedo comentar yo sobre este caso, pero sí me da mucho gusto que no hubo conflicto postelectoral y que se reconoció el voto de los ciudadanos de Tamaulipas”.

En este sentido, el primer mandatario también manifestó que “estoy satisfecho con la resolución del Tribunal porque no convenía un conflicto postelectoral y creo que se tardaron los magistrados, pero al final siento que resolvieron bien y aguantaron presiones porque evidentemente habían muchos intereses de por medio”.