Elementos de Fuerza Civil pidieron disculpas a las madres de los niños maltratados por la patrulla 793.

Esto, luego de que hace una semana amenazaron, pisotearon y castigaron injustamente a ocho menores de edad, porque se encontraban jugando futbol afuera de sus casas.

Fueron cinco elementos de la corporación a casa de la señora Sandra González Elizondo, una de las madres de los niños afectados, para disculparse, corroborar el maltrato de los muchachos y ubicar con fotografías a los integrantes de la patrulla.

“Trajeron fotos de los oficiales, verdad, que los identificara quienes habían sido los que habían realizado los maltratos, y sí identifiqué yo a dos personas, y mi hijo también y pues que se les iba a poner un correctivo. Es lo que me estaban comentando los oficiales superiores”, señala Sandra González Elizondo, mamá de uno de los niños. 

“Me mencionaron que igual y los podían despedir, era lo que comunicaba uno de los comandantes, pero francamente yo no los quiero perjudicar tampoco, tú sabes lo que se batalla para conseguir un trabajo”,  explica Sandra.

Gracias a un acuerdo de tres meses, mediado por el CODE Alamey,  entre la vecina inconforme y los dos jóvenes mayores de edad, los niños podrán seguir jugando futbol en la calle.

Respecto a las visitas que la Comisón Estatal de los Derechos Humanos ha realizado a cada uno de los niños, a pesar de su insistencia, las señoras han optado por no presentar ninguna queja ante la CEDH, pues están molestas porque para el dictamen médico, les están exigiendo un antidoping a los niños.

“Yo ya les puse un alto, de hecho yo ya les dije a los de Derechos Humanos que ya, que ya no quiero ningún tipo de servicio ni médico, si los niños necesitan algún psicólogo los llevaré en su momento”,  explicó Mónica, mamá de dos víctimas, incluyendo un niño de 8 años.

A los cuates, comentaba la señora Mónica, les hablaron por teléfono para decirles que necesitaban realizarles un antidoping sin el consentimiento de los papás.

“Que les querían hacer un antidoping y yo le dije a él (uno de los cuates) que no tenía por qué hablarte a ti, porque eres menor de edad que se lo soliciten a tu papá”, respondió Mónica.