El vocero de la presidencia, Eduardo Sánchez, precisó ayer fue el padre de Enrique Peña Nieto, quien compró hace 22 años que el terreno ubicado en Valle de Bravo, por el cual pagó 11 millones 200 mil de los llamados viejos pesos.

Mediante un comunicado, Sánchez detalla que el padre del mandatario decidió ceder ese terreno a su hijo y dicha donación ha sido consignada por Peña Nieto en diversas declaraciones patrimoniales.

Ayer, la agencia Reuters publicó una nota en la que aseguró que el presidente incluyó información incorrecta en su declaración de bienes, entre la que se incluye la adquisición de un terreno que reportó como donación de su padre, mismo que en realidad fue comprado por 11.2 millones de pesos.

“El monto de la compraventa sufragado por el padre del hoy Presidente de la República respecto al inmueble en cuestión, fue de 11,200,000 pesos, según se acredita en la escritura que está a disposición de cualquier persona en el registro público de la propiedad”, detalla el comunicado.