La Fiscalía General del Estado de Oaxaca desmintió que el bebé que esperaba la enfermera Nancy Hernández, hallada sin vida en Oaxaca, hubiese sido extraído del vientre de su madre.

Por medio de un comunicado, las autoridades señalaron que es completamente falsa esa versión que ha circulado en redes sociales, pues la mujer contaba con el producto y cada uno de sus órganos.

Sin embargo, la Fiscalía de Oaxaca también explicó que, por respeto de la víctima y su familia, los resultados de la autopsia son de carácter privado, por lo que no serán difundidos hasta que se tenga autorización.

“Esta institución de procuración de justicia descarta que al cuerpo de la víctima se le hayan extraído órganos, ni el producto y que tampoco fue hallado en una clínica, como describe la versión que circuló”, señaló la dependencia.

El cuerpo de la enfermera Nancy Hernández ya fue identificado plenamente por su familiares, a quienes les fueron entregados los restos y puedan proceder con los ritos funerarios que consideren pertinentes.

La mujer había sido vista por última vez en la terminal Taxqueña de la Ciudad de México el 17 de septiembre, cuando registraba 30 semanas de gestación, de acuerdo con los reportes oficiales.

Se sabe que la enfermera viajaría hacia el estado de Guerrero, pero nunca llegó a su destino, por lo que las autoridades comenzaron el proceso de búsqueda y activaron una Alerta Rosa.

El cuerpo de la mujer fue hallado recientemente en San Miguel Tequixtepec, Distrito de Coixtlahuaca, en la región de la Mixteca de Oaxaca; sin que hasta el momento se sepa cómo llegó a ese lugar.

Lee también: Hallan sin vida en Oaxaca a la enfermera Nancy; estaba embarazada y desapareció en CDMX

“Este jueves 22 de septiembre, familiares de la víctima reconocieron el cuerpo y tras realizar los trámites legales, personal de la Vicefiscalía Regional de la Mixteca les hizo entrega del mismo, en tanto que las investigaciones continúan”, se lee en las redes de la Fiscalía.

Mientras que el Sindicato de Trabajadores del ISSSTE Sección XXXIX, al que estaba adscrito Nancy, lamentó lo ocurrido y envió su pésame a los familiares.

Ahora, las autoridades deberán determinar cómo fue que el cuerpo de la mujer terminó en Oaxaca y en qué condiciones perdieron la vida ella y su bebé.