Este miércoles, la Fiscalía General del Estado de Morelos abrió una carpeta de investigación por el secuestro del empresario Jesús Silvestre Ríos Castro, dueño del helicóptero robado de un hangar del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

Durante una conferencia de prensa, el fiscal Uriel Carmona Gándara explicó que este caso lo tiene a cargo la Fiscalía de Desaparición de Personas, la cual emitió una ficha en el que se establece que el piloto desapareció el 24 de junio pasado en el municipio de Temixco.

A su vez, también añadió que no existe relación entre el caso del helicóptero robado de los hangares de AICM con el secuestro de su propietario, Jesús Silvestre Ríos Castro, y piloto aviador que fue reportado como desaparecido.

“Hasta donde estamos, no guarda ninguna relación el tema del helicóptero con la investigación del tema de secuestro, pero eso es algo que tenemos que alinear oficialmente. Hasta este momento no tenemos en nuestra carpeta que el tema del robo o no del helicóptero guarde una relación con el tema de secuestro que estamos investigando en Morelos”, afirmó en entrevista con Gómez Leyva.

Además destacó que la dependencia que encabeza supo del secuestro apenas el sábado pasado cuando se les notificó.

Asimismo, el fiscal destacó que se atendió como una desaparición forzada entre particulares de este piloto, pues hasta ese momento no se tenía configurada ninguna de las hipótesis de secuestro.

Puedes leer: Dueño de helicóptero robado en AICM habría sido secuestrado en Morelos

Fue la insistencia de la Fiscalía de Desaparecidos de Morelos con la familia para que se acercara a declarar para continuar con las investigaciones.

“Apenas el 6 de agosto un familiar se acercó a la esposa a denunciar que se pedía dinero, que era un secuestro, no teníamos conocimiento de que hubiera”, abundó el fiscal.

Sin embargo, esta declaración se contradice con la del hermano de Silvestre Ríos, Miguel Ríos, quien señaló en una entrevista con Azucena Uresti que desde el 26 de junio la esposa del piloto acudió a la Fiscalía a denunciar el secuestro, pero las autoridades no lo procedieron así sino como desaparición. Además le comentaron a la pareja que no podía proceder porque seguramente “estaba de fiesta”.

Por consiguiente, desde principios de julio los familiares se vieron obligados a pagar parte del rescate, en un principio les pidieron 10 millones; sin embargo, solo consiguieron cuatro millones, los cuales dejaron en la zona que les requirieron, pero Jesús Silvestre no fue liberado.