A través de una tarjeta informativa, la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX) informó que investiga como probable suicidio la muerte de una niña de 13 años sucedida al interior de uno de sus refugios.

El pasado 2 de marzo se reportó la muerte de la menor de edad, quien era una sobreviviente de trata de personas y se hallaba recibiendo atención por parte del Gobierno de la CDMX.

La niña se hallaba en custodia de las autoridades en un refugio especializado para mujeres, niñas, niños víctimas de violencia.

Según la FGJCDMX, es probable que la menor de edad  se privara de la vida tras un episodio súbito y crítico.

La niña permanecía en dicho centro desde septiembre de 2020, donde recibía  atención integral, asistencial, multidisciplinaria, tratamiento psiquiátrico y psicológico.

La atención de la menor se especializaba en atender sus crisis de ansiedad y estrés postraumático que presentaba tras ser víctima de trata de personas.

TE SUGERIMOS: Hallan sin vida, al interior de un baño, a menor que era resguardada por la FGJ de CDMX

Con la intención de deslindar responsabilidades por el deceso, la Unidad de Asuntos internos  de la Fiscalía tiene abierta una Carpeta de Investigación para determinar las causa de la muerte de la niña, el cual se trataría de un suicidio.

Con la investigación también se busca sancionar a los responsables, en caso de que haya servidores públicos que pudieran haber incurrido en omisiones en su cuidado.

“La institución no solo lamenta la determinación de la adolescente, pese a los esfuerzos institucionales de atención integral, sino que además está comprometida a indagar sobre los hechos en que la niña de 13 años, en un episodio súbito y crítico, se haya privado de la vida”, explicó la dependencia.

La menor había sido atendida en el Hospital Pediátrico Infantil e inició un tratamiento farmacológico en diciembre pasado.

Según declaraciones de una trabajadora social que estaba de guardia el 28 de febrero, día en el que se registró la muerte de la niña, la adolescente ingirió su cena y se retiró a su habitación, sin denotar alguna situación particular.

Sin embargo, al realizar un rondín en la habitación se dio cuenta de que no estaba en su cama y al ingresar la encontró en la regadera del baño.