La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México informó que abrió una carpeta de investigación por el delito de amenaza, luego de que un joven publicara en redes sociales que haría un tiroteo en su escuela.

Se trata de la secundaria diurna número 88 ‘Dr. Nabor Carrillo Fuentes’, ubicada en la colonia Jardín Balbuena de la alcaldía Venustiano Carranza, a la que acudieron elementos de la Policía de Investigación para hacer una inspección y localizar testigos.

Conoce más: Tiroteo en Texas: todos los muertos estaban en un solo salón de cuarto grado en la Primaria Robb

Esto sucedió luego de que estudiantes y padres de familia denunciaron que un alumno había amenazado con detonar un arma de fuego en la institución, pues el mismo joven habría alertado a sus compañeros por WhatsApp.

Además de los mensajes en donde decía que “dispararía a todos lados” y que no acudieran a la escuela si no querían morir, el estudiante subió fotografías a sus redes sociales en las que se le observa sosteniendo un arma.

Compañeros del joven indicaron que el pasado 19 de mayo, él, supuestamente, habría acudido a la secundaria con un arma punzocortante y amagó de muerte a uno de los estudiantes, de acuerdo con el portal Expansión.

De esta forma, el pasado jueves 26 de mayo, padres de familia se manifestaron frente a la secundaria para exigir a las autoridades escolares que hicieran algo al respecto.

Tras esta situación, el fiscal en Venustiano Carranza acudió al plantel educativo para conocer qué es lo que estaba sucediendo y aseguró dar seguimiento al caso.

Además, la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México solicitó a las autoridades de la secundaria y a la Coordinación Sectorial de Educación de la SEP información sobre el estudiante referido.

Hasta el momento, las autoridades encontraron “dos carpetas de investigación por el delito de violencia familiar, en la que se encuentran posiblemente relacionados los padres del adolescente”.

Por lo cual, se trabaja en la ubicación de la madre y el padre del estudiante con el objetivo de que “se presenten ante la representación social a efecto de ahondar en la indagatoria” por las amenazas de tiroteo.

Esta situación sucede poco después de los recientes hechos en una escuela primaria de Texas, Estados Unidos, en donde se registró un tiroteo que dejó a 21 personas muertas, la mayoría niños.