Esta tarde, el vocero de la fiscalía capitalina, Ulises Lara López, dio a conocer que se realizó otro cateo en contra del cártel inmobiliario en el Estado de México (Edomex), en donde participan autoridades de aquella entidad.

De acuerdo con las autoridades, el domicilio se encuentra en el municipio de Huixquilucan con lo que se han realizado un total de 41 inmuebles ubicados en las alcaldías Benito Juárez, Tlalpan, Coyoacán y Miguel Hidalgo.

“Quiero ser enfático en el tema. Todas las actuaciones realizadas por esta Fiscalía han sido apegadas a derecho y se han respetado las garantías de las personas posiblemente relacionadas. Cada una de las diligencias realizadas, han sido revisadas y avaladas por el Poder Judicial”, enfatizó.

El vocero del órgano de justicia, Ulises Lara, explicó en un videomensaje que se tienen previstas diligencias en otros inmuebles que pudieran estar relacionadas con el caso, entre ellas uno ubicado en el municipio mexiquense.

“Particularmente en el Estado de México, con cuyas autoridades hemos mantenido comunicación para la colaboración respectiva. En estos momentos se ejecuta el cumplimiento de una orden de cateo en un domicilio ubicado en el municipio de Huixquilucan”, dijo.

El vocero explicó que hasta el momento se han cateado 41 inmuebles localizados en las alcaldías de Benito Juárez, Tlalpan, Coyoacán y Miguel Hidalgo, en los que se ha recibido información que ha permitido fortalecer la investigación.

Puedes leer: Fiscalía ya busca a otro exfuncionario de Benito Juárez vinculado al Cártel Inmobiliario

En el mensaje emitido esta tarde, el vocero aseguró que todas las actuaciones del órgano de justicia con respecto a este sector han sido apegadas a derechos y con respeto de las garantías de las personas relacionadas.

Asimismo enfatizó la investigación de este caso seguirá “hasta sus últimas consecuencias”.

“Como autoridad que procura justicia, no podemos permitir que servidores públicos o ex servidores públicos se enriquezcan a costa del erario público”, advirtió.

Apuntó que es obligación de la Fiscalía la persecución de delitos, pues de lo contrario “sería cómplice de hechos posiblemente producto de la corrupción”.