El anuncio del presidente Andrés Manuel López Obrador, en el que informó que es positivo a COVID-19, puso en alerta el ámbito político y social del país.

El virus, que ha cobrado la vida a más de 150 mil mexicanos, hoy pone en riesgo a la figura presidencial.

A pesar de que la salud de los primeros mandatarios mexicanos siempre ha sido un tema polémico, por la delgada línea que existe entre hacerlo público o en su derecho a la privacidad, para el analista político Maximiliano García, en esta ocasión el asunto tiene una dimensión diferente por la magnitud del impacto que ha tenido la pandemia en el país.


El presidente ha sido muy peculiar en la forma en que ha abordado este tema, me parece que es lo que está potenciando la atención, porque las implicaciones que tiene se derivan del poco cuidado que ha tenido con la enfermedad a nivel nacional y en cuanto a su persona. Si un problema de salud en un mandatario es delicado, lo es al doble cuando el mandatario ha tenido una posición controvertida en cuanto a este padecimiento

Maximiliano García

Analista político y académico de la UNAM

Los síntomas del mandatario con COVID-19

Jesús Ramírez Cuevas, coordinador general de Comunicación Social y vocero de la Presidencia de la República, mencionó que el presidente López Obrador presentó síntomas de COVID-19 el domingo, “como un resfriado”, dijo.

En entrevista con Reporte Índigo, el funcionario rechazó las versiones de que los malestares se presentaron desde el sábado por la tarde cuando estaba de gira por San Luis Potosí.

Indicó que el domingo, al regresar de su último recorrido -en el vuelo AM2535-, en Palacio Nacional se le aplicó la prueba a las 14:00 horas, la cual dio positivo horas más tarde. El propio presidente hizo público el resultado a través de sus redes sociales en un mensaje que subió a la 18:30 horas.

Ramírez Cuevas detalló que el primer mandatario presenta los síntomas leves de un cuadro de “resfriado”, no de “gripa” y aclaró que no ha tenido fiebre.

El vocero presidencial agregó que los familiares de López Obrador —la doctora Beatriz Gutiérrez y su hijo—, así como los integrantes de la ayudantía —que encabeza Daniel Asaf y que viajó en esta gira— se realizaron pruebas que resultaron negativas.

De igual manera, Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, informó la tarde de ayer que tras realizarse una prueba PCR, resultó negativo a COVID-19, la ministra en retiro convivió con el jefe del Ejecutivo en días recientes.

El vocero de la Presidencia de la República aclaró que el secretario de Salud, Jorge Alcocer, es el que está al frente de un grupo de médicos multidisciplinarios que están atendiendo directamente al primer mandatario.

El jefe del Ejecutivo, de 67 años, se encuentra estable y el tratamiento es acorde a la hipertensión que padece, por lo que su supervisión médica es constante. El 12 de enero pasado, el presidente rechazó haberse vacunado e indicó que esperaría su turno a finales de febrero y que la vacuna a aplicarse sería la Cansino.

El encargado de la comunicación del presidente informó que el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE) es el que lleva el seguimiento a la toma de pruebas a otros funcionarios, cuyos resultados serán informados en los días siguientes. El presidente convivió con siete secretarios, entre ellos el canciller Marcelo Ebrard, dos gobernadores, empresarios entre otros.


Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, informó la tarde de ayer que tras realizarse una prueba PCR, resultó negativo a COVID-19

Alianza por la Sputnik V

Ayer, el titular del Ejecutivo Federal sostuvo una conversación telefónica con el presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin.

De acuerdo a la información que difundió el tabasqueño, se acordó el envío de 24 millones de dosis la vacuna anticovid Sputnik V para los próximos dos meses, además de que lo invitó a visitar México.

Vía remota participaron los secretarios de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard; de Salud, Jorge Alcocer Varela; y el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez.

El canciller expresó que vio “muy bien al presidente, con ánimo resuelto, trabajando y de buen semblante”.

Mañanera dirigida por Sánchez Cordero

La primera “mañanera” sin el presidente, fue dirigida por Olga Sánchez Cordero, la cual duró 48 minutos —a diferencia de las dos horas en promedio con López Obrador— entre gritos y aclaraciones de los asistentes al salón Tesorería del recinto histórico.

El primer mandatario permanecerá aislado en Palacio Nacional y se suspenden las giras de fin de semana hasta nuevo aviso.

La familia del presidente también permanecerá en aislamiento preventivo en su casa.

A distancia, el titular del Ejecutivo Federal dio seguimiento a las reuniones diarias del gabinete de seguridad que estarán encabezadas por las secretarias de Gobernación y de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez.

No se llevó acabo la reunión con los representantes de la ONU en la que se analizaría el avance de la compra de medicamentos en el extranjero.

También puedes leer: Rebasa México las 150 mil muertes por COVID-19