El Fideicomiso para Infraestructura de la Red Universitaria (FIFRU), perteneciente a la Universidad de Guadalajara (UdeG), carece de un manejo transparente, lo que ha generado incertidumbre con respecto al monto verdadero de recursos que se encuentra depositado ahí.

Hasta este momento existen tres estimaciones distintas sobre la cantidad total de dinero público que se encuentra en ese Fideicomiso, cuya existencia fue revelada por el Gobierno de Jalisco ante la poca información que tiene publicada la Universidad sobre este tema.

La primera estimación se dio a conocer el 6 de septiembre de 2021, cuando el Gobierno estatal señaló que la Secretaría de la Hacienda Pública había detectado en el FIFRU “saldos disponibles de mil 043 mdp (millones de pesos)”.

El 8 de septiembre, la UdeG, con base en información brindada por el rector, Ricardo Villanueva Lomelí, aseguró que la cantidad de recursos que se había canalizado al FIFRU era, de hecho, mayor a la que había referido el Gobierno de Jalisco.

“Detalló (el rector) que en 2019 se sumaron a este fondo 316 millones de pesos, tras la reducción de 20 por ciento del personal de la Administración Central de esta Casa de Estudio. En 2020 se sumaron 405 millones de pesos y en 2021 fueron 616 millones de pesos. En total, son mil 338 millones de pesos ahorrados que se emplearán para beneficio de la comunidad universitaria, sustituyendo butacas, construyendo aulas, laboratorios y un largo etcétera”.

Sin embargo, cuando se le cuestiona a la UdeG sobre la cantidad total de recursos que tiene ese fideicomiso, la cifra que reporta vía transparencia es mucho menor a las anteriores.

“Al corte del 31 de agosto de 2021 el saldo del fideicomiso es de $742,370,176.38, de los cuales $739,548,651.92 se encuentran comprometidos y/o asignados a proyectos, por lo que únicamente la cantidad de $2,821,524.46 no ha sido asignada”, según el Expediente de transparencia UTI/1046/2021.

En el portal de Transparencia de la Universidad, donde deberían publicarse las “cuentas de fideicomisos e inversiones”, no hay nada sobre el FIFRU.

El misterio del FIFRU de la UdeG

El Gobierno de Jalisco ha cuestionado el manejo del FIFRU por parte de la Universidad de Guadalajara no solo por su opacidad, sino también porque, según el primero, los recursos que no se ejercen por la casa de estudios deberían ser retornados al Estado, en lugar de acumularse en ese fondo.

El 6 de Septiembre de 2021, el gobernador Enrique Alfaro Ramírez dijo: “creemos que se puede hacer una bolsa muy importante de recursos (en la UdeG) para empezar si nos explican qué hacen con ese recurso que tienen ahí en un fideicomiso, insisto, con aportaciones del Estado que se dieron desde el 2016, mil millones.

“Pero la pregunta es: los remanentes de lo que le aporta el Estado a la Universidad, si no se los gastan, o sea, si es un subejercicio, ¿no tendrían que haberlos regresado a las finanzas públicas del Estado? ¿no establece eso la ley? Simplemente para que luego a quien le toque lo revise”.

En el Oficio CJ/78-09/2021 que el Gobierno de Jalisco remitió el 6 de septiembre al rector Villanueva Lomelí, como presidente de la Comisión Especial para el Diálogo; firmado por Juan Partida Morales, secretario de la Hacienda Pública; y por José Luis Tostado Bastidas, Consejero Jurídico del Estado también señaló lo siguiente.

“Respetuosamente recordamos a la Comisión, que los Organismos Públicos Descentralizados, como lo es la Universidad, deben reintegrar los recursos subejercidos del subsidio estatal al terminar los años fiscales y que las transferencias a Fideicomisos sin estructura no implican el ejercicio de los recursos”.

Por su parte, la UdeG respondió vía transparencia que “Los recursos aportados al fideicomiso no son sujetos de devolución”, lo cual se sustenta en disposiciones como la Ley Orgánica de la Universidad de Guadalajara, la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios, y la Ley General de Contabilidad Gubernamental.

Durante la sesión del Consejo General Universitario, del 8 de septiembre, el rector señaló que “la Universidad ha construido en los últimos 10 años, con recursos del FIFRU, mil 311 aulas, 345 laboratorios, 51 bibliotecas, entre otras obras. Asimismo, informo que esta Casa de Estudio ha incrementado la oferta educativa del nivel superior en 59% (51 mil alumnos) y 41% en educación media superior, lo que corresponde a construir una universidad dentro de la Institución en los últimos 10 años”.

‘Negocios del cacique’

El 1 de noviembre, el gobernador declaró que el dinero que se le entregará a la Universidad en 2022 deberá destinarse exclusivamente a los fines educativos de la institución y no a los “negocios” del “cacique”, en referencia al exrector, Raúl Padilla López.

“El Gobierno de Jalisco le va a destinar más, un porcentaje mayor del que está establecido en el convenio; vamos a crecer el monto de inversión en infraestructura educativa pero no va a haber museos, lo que queremos es que se construyan más prepas, más escuelas para los estudiantes. No vamos a dejar ningún recurso etiquetado para que ningún cacique quiera hacer negocios con el dinero de los jaliscienses”.

También dijo que “cuando el rector de la Universidad quiera actuar como rector y dejar de ser el administrador de Raúl Padilla, tendrá de mi parte voluntad para platicar y para tratar de encontrar los acuerdos que le sirvan a la Universidad”.

Aseguró que no habrá sometimiento de su parte.


“El Gobierno de Jalisco no va a doblarse ante la embestida de quienes hoy tienen secuestrado los órganos de dirección de la Universidad”

Enrique Alfaro

Gobernador de Jalisco

También puedes leer: UdeG se blinda ante investigaciones por corrupción