La Fiscalía General de la República (FGR) informó que no citará a declarar al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), por la investigación que hay contra su hermano Pío por presuntos delitos electorales.

La solicitud para que el presidente AMLO declarara ante la FGR como testigo en el caso la realizó la defensa de Pío Obrador.

Pablo Hernández-Romo Valencia, defensor de Pío López, presentó un escrito al Ministerio Público Federal con el propósito de tomar la declaración del titular del Ejecutivo federal como evidencia.

Esto luego de que el propio presidente López Obrador expresó su voluntad y disposición de hacerlo.

Sin embargo, este jueves el abogado fue notificado por la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (FISEL),dependiente de la FGR, que “no resulta procedente citar al Presidente de la República”.

En el mismo, se deja claro que el presidente López Obrador solo podrá comparecer ante la fiscalía “si previamente renuncia a su derecho a no comparecer”.

Previamente, el abogado había solicitado que el mandatario informara sobre el destino del dinero que recibió Pío de manos de David León en 2015, “para el movimiento” y beneficiar las campañas electorales de Morena.

Lee también: Pío López Obrador solicita formalmente que AMLO declare por caso de videoescándalos

Caso de Pío, hermano de AMLO, sigue inconcluso

A casi dos años de los videoescándalos donde se ve a Pío Obrador recibiendo dinero de David Léon, la FGR ya ha incumplido con dos prórrogas que le concedió el Poder Judicial de la Federación.

Apenas en julio la FGR propuso no ejercer acción penal contra Pío López Obrador, hermano del presidente Andrés Manuel López Obrador, pero la resolución aún debe ser revisado por la Dirección General Jurídica en Materia de Delitos Electorales

Cabe señalar que el Instituto Nacional Electoral (INE) intentó tomar el caso por presumir la existencia de un presunto delito electoral, pero la FGR se negó a entregar el expediente.

Fue en agosto de 2020 cuando Latinus dio a conocer videos y audios donde se observa a Pío López Obrador recibir dinero en efectivo de David León, entonces operador del gobierno de Chiapas.

En ese momento AMLO aseguró que no habría impunidad ni sería “tapadera” de nadie, incluso de sus hermanos.