¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional
imagen principal

FELIPEENRíQUEZ

Felipe Enríquez: El compadre incómodo de Peña Nieto

Hugo Gutiérrez

La ambición le ganó otra vez. Y el priista Felipe Enríquez decidió buscar la Alcaldía de Monterrey arrastrando un pesado lastre de propiedades y fortuna que no puede explicar.

Inoportuno lastre, porque con su candidatura por la capital regia también obliga a su compadre Enrique Peña Nieto a llevar a cuestas la pesada carga.

Pesada fortuna que empezó con Isla Blanca, al norte de Cancún, siguió con Ucú, al poniente de Mérida, y ahora abre otro capítulo de tráfico de influencias en Tulum, Quintana Roo, donde su cuñado y prestanombres en Isla Blanca es socio.


May 29, 2012
Lectura 14 min
portada post

La ambición le ganó otra vez. Y el priista Felipe Enríquez decidió buscar la Alcaldía de Monterrey arrastrando un pesado lastre de propiedades y fortuna que no puede explicar.

Inoportuno lastre, porque con su candidatura por la capital regia también obliga a su compadre Enrique Peña Nieto a llevar a cuestas la pesada carga.

Pesada fortuna que empezó con Isla Blanca, al norte de Cancún, siguió con Ucú, al poniente de Mérida, y ahora abre otro capítulo de tráfico de influencias en Tulum, Quintana Roo, donde su cuñado y prestanombres en Isla Blanca es socio.

Ésta es la tercera ocasión que Reporte Indigo descubre propiedades de su familia.

Tierras todas con litigios ejidales. Claro, sin contar su mansión en El Renacimiento, exclusivo sector de Monterrey. Su yate que desapareció de Cancún y terminó varado en una playa de Florida. O su avión privado Hawker 700 matrícula XA-BYP.

Y es que Felipe Enríquez solamente puede explicar su fortuna familiar por el tráfico de influencias y por su compadrazgo con el candidato presidencial Enrique Peña Nieto.

O su compadrazgo con la gobernadora de Yucatán Ivonne Ortega, con el ex gobernador de Tamaulipas Eugenio Hernández, o con el ex gobernador de Quintana Roo Félix González Canto.

O también con sus lazos con el ex gobernador de Nuevo León Natividad González Parás y su hermano Luis Francisco, quienes son sus socios en el proyecto de Isla Blanca al norte de Cancún.

Y es que el aspirante del PRI a la Alcaldía de Monterrey toda su vida se ha dedicado al servicio público. Ha sido desde secretario particular de la titular de la Reforma Agraria, hasta recaudador de finanzas del CEN tricolor.

Además, en los hechos y en las pruebas documentadas por Reporte Indigo queda claro que Enríquez primero trabajó en el sector público y después creó una empresa inmobiliaria.

Se trata de la compañía Inmobiliaria RCO, S.A. de C.V., constituida en 2006.

Ya para entonces, Felipe Enríquez tenía 16 años trabajando como servidor público.

Empezó en 1991 como director de Atención a la Juventud del Municipio de Monterrey y luego fue secretario particular del presidente municipal.

Puestos que le concedió el entonces alcalde priista de Monterrey, Benjamín Clariond Reyes, padrino político de Enríquez.

Hijo de un hombre que vendía seguros de vida de Aseguradora Azteca, durante sus primeros 16 años como servidor público, Enríquez fue diputado federal suplente y diputado local, pero también ocupó dos cargos que son claves para entender su riqueza inexplicable.

Éstos fueron la Secretaría Particular de la titular de la Reforma Agraria María Teresa Herrera Tello en 2001 y la Dirección de Fomento Metropolitano de Monterrey entre 2003 y 2005.

Dos puestos desde donde el hoy candidato del PRI a la Alcaldía de Monterrey detectó tierras ejidales en litigio, oportunidades para apropiarse de predios y reservas territoriales del estado de Nuevo León.

Ya con ese privilegio desde el servicio público, en 2005 inició su relación con el Grupo Atlacomulco del Estado de México y con quien años después se convertiría en su compadre, Enrique Peña Nieto.

Porque Enríquez llevó sus hallazgos, sus oportunidades sobre tierras ejidales, como tarjeta de presentación con el mismísimo padrino de Peña Nieto.

Con Arturo Montiel Rojas, a quien Enríquez le coordinó la campaña como precandidato del PRI a la Presidencia de la República.

Fue en el año del Tucom (Todos Unidos Contra Madrazo) cuando Montiel Rojas fue exhibido, precisamente por el equipo de Roberto Madrazo, debido a su fortuna inexplicable y la gran cantidad de propiedades que tenía en distintas entidades del país.

Claro, al calor de la campaña, porque Madrazo a su vez fue cuestionado por sus contrincantes.

De esas experiencias en la detección de propiedades ejidales en litigio o intestadas, factibles de ser registradas a nombre de un tercero, surgió la idea de que el actual candidato a la Alcaldía regia se convirtiera en presunto asesor inmobiliario.

Pero,  ¿asesor de bienes raíces de quién?

De sí mismo, de su familia y de sus compadres políticos.

Un estudiante de Derecho de la Universidad de Nuevo León que viajaba en transporte urbano y con un padre que vendía seguros se convirtió en asesor inmobiliario después de trabajar 16 años como servidor público.

De la nada, Felipe Enríquez creó la empresa Raíces Consultoría, S.A. de C.V., que usó para adquirir tierras en Isla Blanca, al norte de Cancún, Quintana Roo, así como en el Ejido de Ucú, al poniente de Mérida, Yucatán.

Y de ahí ha creado al menos otras tres razones sociales para negociar y apropiarse de tierras en Yucatán y Quintana Roo.

Se trata de Desarrollos Punta Piedra, S.A. de C.V., para adquirir casi 4 hectáreas de tierras frente al mar al sur de Tulum.

Consorcio GH, S.A. de C.V., en el que aparecen familiares del ex gobernador Natividad González Parás y que a su vez es una compañía socia de otras empresas para apropiarse de varias hectáreas en Isla Blanca.

Y también la empresa RYR, S.A. de C.V., para asociar las compañías ligadas a Enríquez con las de la familia del ex gobernador Natividad González Parás y con las de los socios españoles del grupo hotelero Martinon.

En casi todas las empresas que formó el compadre de Peña Nieto, utilizó a su cuñado Hugo César Flores Toba como prestanombres.

Incluso, en la empresa Raíces Consultoría aparece una cesión de acciones del candidato a la Alcaldía Monterrey a su cuñado Hugo César Flores Toba.

Pero, por más que trató, Enríquez no pudo ocultar su fortuna. Y como candidato a la Alcaldía de Monterrey, está llevándose de encuentro a su compadre Enrique Peña Nieto.

Punta Piedra, Tulum…

Además del desarrollo turístico de Isla Blanca, ubicado al norte de Cancún, y de las tierras ejidales en Ucú, al poniente de Mérida, surge una nueva empresa turística de la familia de Felipe Enríquez.

Se trata de Desarrollos Punta Piedra, S.A. de C.V., en la que nuevamente, al igual que en las empresas ligadas a Isla Blanca, aparece su cuñado Hugo César Flores Toba como miembro del Consejo de Administración.

El nombre de Hugo César Flores Toba siempre aparece registrado en negocios que se atribuyen al candidato priista.

Y también, al igual que en las tierras de Isla Blanca, en Punta Piedra, la familia del candidato tricolor trata de apropiarse de tierras que están o estuvieron en litigio.

Porque el Ejido José María Pino Suárez de Quintana Roo reclama su posesión en Punta Piedra.

La compañía Desarrollos Punta Piedra, S.A. de C.V. se encuentra inscrita en el acta 15 mil 971 del Registro Público de la Propiedad de Monterrey, Nuevo León.

Fue creada en marzo de 2010 ante la fe del Notario Público Número 26, Gustavo Escamilla Flores.

La sociedad mercantil inició operaciones para desarrollar varios predios en la zona de Punta Piedra, un paraje de costa ubicado entre las ruinas de Tulum y la reserva de biósfera de Sian Ka’an.

El acta constitutiva indica que el cuñado de Felipe Enríquez, Flores Toba, es socio de los constructores de Nuevo León José María Garza Ponce y su hijo José María Garza Treviño.
Y que el área total del terreno, con unos 300 metros de frente al mar Caribe, es de 31 mil 274 metros cuadrados.

Se llega al lugar por la carretera a Boca Paila, unos 5 kilómetros al sur de la ruinas de Tulum, camino también conocido como vía a Punta Allen.

Según los lugareños, el predio es parte de un hotel denominado Hip-Hotel Tulum, que cuenta con 22 habitaciones frente al mar.

De acuerdo al acta constitutiva de Desarrollos Punta Piedra, el terreno fue adquirido mediante la escritura pública número 15 mil 464, con fecha 14 de diciembre de 2009. Y se aclara que su registro se encontraba pendiente de inscripción por lo reciente de la compra.

El documento señala que el terreno será inscrito en el Registro Público de la Propiedad de Chetumal, capital de Quintana Roo.

El área donde se encuentra el predio es una zona de hoteles rústicos, casi todos propiedad de extranjeros.

Italianos, estadounidenses, canadienses, argentinos y chilenos son dueños de casi todos los pequeños hoteles y restaurantes.

Y al estilo del candidato a la Alcaldía de Monterrey, en muchos de los negocios hay inscripciones que hacen referencia a que la tierra todavía es propiedad ejidal.

Incluso, en algunos anuncios de restaurantes y hoteles aparecen leyendas que describen las parcelas del Ejido José María Pino Suárez.

De hecho, a la entrada de la reserva de la biósfera de Sian Ka’an hay una manta en las que los ejidatarios reclaman que esa zona es de su propiedad.

Es justamente la misma maniobra con la que Felipe Enríquez siempre está buscando apropiarse de tierras luego de su paso por la Reforma Agraria en 2001.

Porque lo mismo sucedió en el Ejido de Ucú, al este de la ciudad de Mérida, Yucatán.

Ahí, al igual que con Enrique Peña Nieto, el hoy candidato del PRI a la Alcaldía de Monterrey buscó el compadrazgo de la gobernadora de Yucatán Ivonne Ortega.

Justo en las propiedades hacia donde va el desarrollo de la capital yucateca, Enríquez enredó a los ejidatarios para comprarles tierra a un valor muy por debajo de su precio real.

Y lo mismo hizo en Isla Blanca, al norte de Cancún, donde conociendo una serie de litigios sobre la tenencia de la tierra, Felipe Enríquez buscó apropiarse de terrenos que ocupan 30 kilómetros de playas vírgenes.

Incluso, el aspirante tricolor fue capaz de buscar al ex gobernador Mario Villanueva en el Reclusorio Norte para negociar parte de la tierra de Isla Blanca.

Y como Enríquez no pagó el total del dinero prometido, el ex mandatario de Quintana Roo, hoy detenido en Nueva Jersey por cargos de narcotráfico, presentó una denuncia contra el político regiomontano.

Literalmente, Villanueva dice en su querella: “Con el fin de definir los detalles respecto a la venta del terreno, el día miércoles 9 de abril de 2008 vino a visitarme a mi celda en el Reclusorio Norte el señor Felipe Enríquez Hernández, quien me indicó lo siguiente:

“Tenían interés de adquirir las 19 hectáreas de nuestra propiedad, pero además deseaban comprar dos predios aledaños, uno de 8 hectáreas perteneciente a la señora Sara Blake de Betancourt y otro de 13 hectáreas del señor Juan Ángel Valle Cárdenas, con lo que la superficie total que deseaban comprar era de 40 hectáreas”.

Pero luego de esa visita, Enríquez solamente pagó una parte de lo pactado a Villanueva, quien en aquel entonces todavía no era extraditado a Estados Unidos.

De tal manera que ni el ex gobernador detenido por narcotráfico pudo salvarse de la ambición de Felipe Enríquez, el compadre incómodo de Enrique Peña Nieto.

Enríquez responde

Contactado ayer por Reporte Indigo, Felipe Enríquez aseguró no tener ninguna participación en la empresa Desarrollos Punta Piedra, donde aparece como socio su cuñado Hugo César Flores Toba.

Flores Toba, quien está casado con la hermana del priista, es uno de los socios de Enríquez en el polémico desarrollo de Isla Blanca.

“Yo no tengo ninguna relación en Punta Piedra”, aseguró el diputado federal con licencia del PRI.

“Mi cuñado tiene negocios en los que él participa, y los Garza Ponce tienen cientos de negocios”.

Depredador de ejidos

Desde hace un año y medio, Reporte Indigo investiga y documenta el método del legislador con licencia y candidato del PRI a la Alcaldía de Monterrey para negociar con información privilegiada para apropiarse de tierras ejidales a nombre de su familia, o de terrenos que tienen un litigio en proceso. Y todo a través de sus compadrazgos priistas.

 

 

21 de enero de 2011

Felipe Enríquez, compadre de Enrique Peña Nieto, junto con el ex gobernador de Nuevo León Natividad González Parás y el ex mandatario de Quintana Roo Mario Villanueva, tejen una historia negra en Isla Blanca, al norte de Cancún.

Buscan apoderarse de 30 kilómetros de playas vírgenes con un potencial turístico calculado en cientos de millones de dólares.

Para ello, planean una invasión de la isla porque está en litigio y hay un hombre en posesión de las tierras.

25 de enero de 2011

Felipe Enríquez y el ex gobernador de Nuevo León, Natividad González Parás, usan a familiares como prestanombres y crean varias empresas para litigar los juicios de Isla Blanca.

En las empresas Raíces Consultoría y Consorcio GH aparecen Hugo Flores Toba y José Treviño Ruiz, cuñados de Enríquez.

En la razón social DIMSA está Isabel Tenorio Romero, esposa del ex gobernador de Quintana Roo Mario Villanueva.

Y en la empresa GLS-4 aparece el yerno de Luis Francisco González Parás, hermano del ex gobernador de Nuevo León.

28 de enero de 2011

Como delegado del CEN del PRI en Yucatán, Felipe Enríquez se hizo compadre de la gobernadora Ivonne Ortega. Luego influyó en el Plan de Desarrollo Urbano de Mérida, y justo hacia donde fue planeado el avance de la ciudad, el priista buscó adquirir cerca de 600 hectáreas del Ejido Ucú.

Pero no pagó la totalidad de lo prometido a los ejidatarios y el proyecto está empantanado.

4 de febrero de 2011

A través de sus compadres, el ahora candidato a la Alcaldía de Monterrey repite incesantemente una receta.

Primero busca el compadrazgo, como con Enrique Peña Nieto, con la gobernadora de Yucatán Ivonne Ortega, con el ex gobernador de Quintana Roo Félix González Canto y con el ex gobernador de Tamaulipas Eugenio Hernández.

Después, busca las tierras ejidales y luego invita a sus compadres al proyecto de negocio.

11 de noviembre de 2011

A través de sus influencias, Enríquez y el ex gobernador de Nuevo León Natividad González Parás se asocian con Arturo Bojórquez León, el hombre que está en posesión de Isla Blanca.

Todos unidos buscan luego asociarse con el Grupo Hotelero Martinón y NH Hoteles para desarrollar la isla con cuartos de hospedaje y condominios de tiempo compartido.

El consorcio español Martinón denomina al desarrollo ‘Sotolindo’, y Enríquez obtiene un porcentaje millonario del proyecto al poner su tierra.

18 de noviembre de 2011

Ante lo complicado de las negociaciones con otros hombres que reclaman ser propietarios de las tierras de Isla Blanca, el compadre de Enrique Peña Nieto y el ex gobernador de Nuevo León entregan los litigios al hermano de Natividad, Luis Francisco González Parás, integrante del denominado Despacho Divino, de Monterrey, donde hay familiares de ex gobernadores, senadores y diputados.

21 de enero de 2012

Desde su prisión en Nueva Jersey,  el ex gobernador de Quintana Roo Mario Villanueva Madrid presenta una denuncia de un hecho que puede tipificarse como fraude.

Acusa a Felipe Enríquez y al también ex gobernador quintanarroense Félix González Canto de haberle prometido un pago de 40 millones de dólares por su intervención en el caso de Isla Blanca, pero solo recibió una parte de lo pactado.


Notas relacionadas

Jul 17, 2013
Lectura 3 min

FELIPEENRíQUEZ

Rescata EPN a su ‘compadre incómodo’

César Cepeda


Jul 17, 2013 Lectura 3 min

Jul 4, 2012
Lectura 5 min

FELIPEENRíQUEZ

La caída del mito electoral del PRI

César Cepeda


Jul 4, 2012 Lectura 5 min

May 31, 2012
Lectura 2 min

FELIPEENRíQUEZ

El compadre más popular de la Red

Indigo Staff


May 31, 2012 Lectura 2 min

May 31, 2012
Lectura 8 min

Comentarios