Las subsidiarias creadas por el Fondo de Cultura Económica (FCE) alrededor del mundo enfrentan un laberinto de deudas millonarias, problemas administrativos y conflictos legales inclusive de índole penal, según lo diagnosticó la institución que dirige el escritor Paco Ignacio Taibo II.

Aunque uno de los objetivos que se ha planteado la actual administración del Fondo es sanear financieramente sus subsidiarias, el panorama heredado es complejo, pues incluye desde quiebras técnicas, amenazas de desalojo, demandas laborales, hasta denuncias penales.

En la actualidad, el FCE tiene subsidiarias en 10 países: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, España, Estados Unidos, Guatemala, Perú y Venezuela, sin embargo, la viabilidad financiera de varias de ellas pende de un hilo, como lo reconoció la institución en su Informe de Labores de Gestión, de la Cuarta Sesión Ordinaria de la Junta Directiva que se realizó en diciembre de 2020.

“De éstas, Ecuador y España solo tienen posibilidad de existencia con una inyección casi constante de capital desde Casa Matriz; o bien, en el caso de Ecuador, dejando de pedirle resultados mercantiles inviables y a España, a partir de la venta de su bodega, tener un fondo que le permita sanear los enormes pasivos históricos y junto con reducir sus gastos de operación y fomentar una mejor distribución más allá de los dos puntos de venta que representan sus librerías, tratar de al menos sacarla de la quiebra técnica y a largo plazo buscar un punto de equilibrio”, establece el informe.

13.9

millones de pesos es el gasto pasivo que se presenta en la subsidiaria de España

De hecho, en el apartado de “Perspectivas”, donde se plasman los “desafíos y retos” del Fondo en el corto y mediano plazos se visualiza que este reduzca el número de subsidiarias para mantener solo ocho. Por lo que se plantea el “cierre de dos subsidiarias derivado de la ineludible cuestión política-económica y los gastos elevados que éstas generaban para su presencia en cada país, Brasil y Venezuela”.

El FCE considera que las subsidiarias de Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, España, Estados Unidos, Guatemala y Perú “operan regularmente”, por lo que es en ellas donde están concentradas sus acciones de rescate.

“Las ocho se encuentran en proceso de regularización operativa y financiera. En estas, a pesar de la pandemia, se está logrando poco a poco asegurar su viabilidad y definir una posible operación autosustentable”, sostiene el Fondo.

Sobre las dos restantes, detalla que la de Brasil está en proceso de liquidación y en Venezuela se firmó un convenio de asociación con la Fundación de Librerías del Sur del Ministerio de Cultura para mantener un punto de venta y distribución de libros del FCE en ese país y la importación de libros venezolanos a México y la adquisición de derechos para la edición de otros en el sello de la institución.


La institución cultural analiza cerrar sus empresas subsidiarias en Brasil y Venezuela

Caso FCE en España

A pesar de la “gran tradición” de la subsidiaria del FCE en el país europeo, fundada en 1963, y que “cumplió con históricas funciones de diplomacia cultural mientras nuestro gobierno no tuvo relaciones con España”, el horizonte que enfrenta en estos momentos no es nada halagüeño.

“Su actual situación financiera no le permite desarrollar sus actividades y no se ve una alternativa de viabilidad económica mientras no cubra con sus pasivos históricos, los que crecen día a día”; de hecho, actualmente su pasivo circulante es de 699 mil 241 dólares, cerca de 13.9 millones de pesos.

Para mejorar su situación, se analiza, por ejemplo, “la venta de su bodega y con el capital que se obtenga liquidar al personal, pagar acreedores históricos -algunos de hace más de una década- y con el remanente crear un fondo que permita sostener una nueva sociedad que administre las librerías y la venta en librería virtual con personal contratado bajo nuevas condiciones”.

Caso Guatemala

La subsidiaria del país centroamericano enfrenta una mudanza obligada, pues ahí “se determinó buscar una alternativa de sede ante la inminente solicitud de desalojo por la resolución no favorable de la Corte Guatemalteca, dictada en marzo de 2020”. La nueva librería estará en el Centro Histórico de la ciudad de Guatemala.

11.2

millones de pesos son los pasivos que enfrenta el FCE en Chile

También resalta que el FCE de esa nación procedió penalmente en “contra de César Arturo Yac Chen, por delito de apropiación y retención indebida, derivado de la apropiación de aproximadamente 50 mil quetzales, equivalentes a 122 mil 400 pesos mexicanos. Se dictó orden de aprehensión”.

Caso Perú

En la subsidiaria de Perú se destacan sus pasivos históricos por “casi 120 mil dólares”, es decir, cerca de 2.3 millones de pesos, además de que su sede también enfrenta un problema jurídico.

“La propiedad de la sede del FCE en Perú está sujeta a un juicio que estaba por finalizar cuando se atravesó esta emergencia: la subsidiaria del FCE en Perú cuenta con el dinero para responder al monto de la demanda, pero lamentablemente el juez no autorizó el retiro de la medida cautelar sobre el edificio de la sede, bajo argumentos legales. (…) Esta medida cautelar se impuso ante la eventualidad de que el FCE-Perú no estuviera en capacidad de cubrir el monto de la demanda, por lo que se le apoyó para contar con el capital suficiente”.


En Perú, la subsidiaria enfrenta un juicio laboral por una demanda interpuesta por Alejandro Tucat, quien era el encargado del FCE en ese país

La demanda que enfrenta la subsidiaria es por casi 90 mil dólares -alrededor de 1.7 millones de pesos-.

Caso Venezuela

En Venezuela también existe un problema jurídico, pues se mantiene abierto un juicio laboral con el anterior encargado del FCE, Alejandro Tucat.

La última persona al frente de la subsidiaria del Fondo de Cultura Económica en Venezuela abandonó el cargo y presentó una demanda en contra de la institución para exigir un pago por liquidación.

Futuro promisorio para FCE

El FCE tiene cuatro subsidiarias que están clasificadas “con resultados positivos y/o en vías de obtenerlos” y son las que se encuentran en Argentina, Estados Unidos, Chile y Colombia.

Destaca el caso de Chile, pues el Fondo asegura que esta subsidiaria “sigue siendo la mejor posicionada de todas las subsidiarias“, aun cuando tiene pasivos importantes por 565 mil 560 dólares (cerca de 11.2 millones de pesos) desglosados “con instituciones financieras por 335 mil 576 dólares, 40 mil 796 dólares de pasivos con el Estado y 189 mil 188 de adeudos OFE (Otros Fondos Editoriales)”.

También puedes leer: Más de 225 mil ejemplares de FCE con descuento