Don Felipe, un adulto mayor de 108 años de edad, fue adoptado por una joven y su familia después de que lo hallaran viviendo en la calle debajo de un árbol, en Torreón, Coahuila.

La familia adoptiva del hombre, quien dice haber tenido 3 esposas y 11 hijos, se erigió en activista y defensora de los derechos de los adultos mayores.

Fue el pasado martes 8 de junio, cuando Benita Dearz publicó en Facebook que al ver caminando a Don Felipe a pleno rayo de sol le ofreció llevarlo a su destino.

Cuándo el anciano fue cuestionado acerca del sitio al que iba, él le mencionó a Dearz que lo dejara en una plaza, debajo de una palma muy grande.

Ante esta respuesta, Benita buscó junto con Don Felipe la plaza a la que se refería, sin embargo, no pudieron hallarla.

TE SUGERIMOS: Imágenes indignantes: sujeto roba y derriba a adulto mayor en Cuautitlán Izcalli (VIDEO)

En ese momento, mientras circulaban por Torreón, el anciano contó a la joven su historia, además de revelarle que tiene 108 años de edad.

“Les juro que me rompió el corazón. Pues buscando la plaza porque ni él sabía, le di vueltas por todo Torreón. Me decía qué bonitas plazas. Platicando con él dice que tiene 108 años, tuvo tres esposas y 11 hijos. Mi pregunta es ¿dónde están esos hijos? Por qué lo abandonan si un padre, un abuelo, es lo más hermoso que la vida te puede dar”, escribió Dearz en Facebook.

Tras varios minutos de recorrido, el señor señaló como “su casa” el bosque y ahí pidió bajarse, Benita le ofreció los últimos 100 pesos de su quincena, a lo que Don Felipe respondió agradecido que ya tenía “para su coquita y su pan”.

Sin embargo, la historia no terminó ahí, pues Benita decidió regresar por él, más tarde, e invitarlo a cenar con su familia.

A través del mismo medio, la joven compartió fotografías de Don Felipe bañado, con ropa limpia y compartiendo tiempo con su familia.

“Este hermoso gesto hacia él es en honor a mis abuelos Blas y Angelita que están en el cielo”, escribió Benita.

Ese mismo día, Dearz solicitó ayuda para Don Felipe, pues lo adoptarían como parte de su familia, pero requeriría de cosas que ellos no podían costear al 100 por ciento como: pañales, suplementos alimenticios para no diabéticos, avena, ropa y tenis talla 6.

Tras pasar dos días con ellos, la joven compartió un video en el que se observa al anciano en la casa de la familia, a la vez que anunció el proyecto “Va por ellos”, destinado a ayudar a adultos mayores en situación vulnerable o de calle.