¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional

MEDIOAMBIENTE

Falsifica Sukarne estudio de la UANL

César Cepeda

La empresa Sukarne fue acusada de falsear un supuesto estudio de impacto ambiental de la Universidad Autónoma de Nuevo León.  

Con esa tesis intentó acreditar que el predio donde proyecta construir un megarancho de engorda en Montemorelos estaba recuperado de un incendio.

Y también hizo creer a la Semarnat que este dictamen técnico estaba respaldado por la UANL, institución que se desligó de la elaboración de este documento.


Nov 13, 2012
Lectura 7 min

"El citado estudio no señala que se hubiera recuperado el predio del incendio forestal como temeraria e infundadamente se afirma en la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA)  presentada por Ganadería Integral SK..."

- Oficio de la UANL

La empresa Sukarne fue acusada de falsear un supuesto estudio de impacto ambiental de la Universidad Autónoma de Nuevo León.  

Con esa tesis intentó acreditar que el predio donde proyecta construir un megarancho de engorda en Montemorelos estaba recuperado de un incendio.

Y también hizo creer a la Semarnat que este dictamen técnico estaba respaldado por la UANL, institución que se desligó de la elaboración de este documento.

La adulteración del estudio fue denunciada penalmente ante la PGR por el grupo de empresarios y ejidatarios que se opone a la instalación de esta planta agropecuaria diseñada originalmente para recibir 100 mil cabezas de ganado.

El Ministerio Público federal actualmente tiene abierta la averiguación previa AP/PGR/NL/ESC-vi/1371/D/2012 por la falsificación.

En abril pasado, por tercera ocasión, Ganadería Integral SK, S.A. de C.V. solicitó los permisos ambientales que se requieren para construir el complejo agropecuario en la zona citrícola de Nuevo León.

Entre la documentación que presentó Sukarne para soportar la Manifestación de Impacto Ambiental se encontraba un estudio sobre las condiciones del terreno del Rancho San Fernando, ubicado en el ejido Estación Huertas, en Montemorelos.

Según Sukarne, el predio de 300 hectáreas estaba completamente remediado de un incendio que lo afectó en abril del año pasado, por lo cual era factible la autorización de esta planta impulsada por la compañía originaria de Sinaloa.

“Es preciso declarar que el predio en donde se pretende establecer el proyecto presenta una afectación dado por un incidente de incendio forestal, el cual se presentó en abril de 2011, pero que a la fecha se encuentra ya regenerado en su composición y biodiversidad, de acuerdo a lo evaluado por peritos investigadores de la Universidad Autónoma de Nuevo León. El dictamen emitido por la Universidad se incluye como anexo del Estudio Técnico Justificativo”.

Eso era lo que informaba Sukarne en su estudio, pero la realidad es distinta.

Ese supuesto estudio: “Análisis del Impacto de un Incendio Forestal Ocurrido en Abril del 2011 en el Predio de Nueva Ganadera Integral Monterrey SK”, elaborado por el investigador Fernando N. González Saldívar, concluía que el terreno apenas estaba en vías de recuperación.

También condicionaba su regeneración total a que en el predio no hubiera actividades de pastoreo de animales, que es precisamente para lo que lo necesita la empresa.

“Se concluye que los fragmentos del ecosistema del predio donde se ubicará el proyecto ‘Ganadera Integral SK, S.A. de C.V.’… y que fueron afectados por el incendio acontecido el pasado mes de abril del año 2011, están en proceso de recuperación avanzado y que de continuar sin afectación de factores adversos como presión de pastoreo, por citar alguno, el proceso de recuperación continuará en forma ascendente”, señala el estudio firmado por el profesor de la Facultad de Biología de la Universidad.

La alteración evidente del estudio obligó incluso a que la UANL, a través del abogado de la institución, desconociera y cuestionara la veracidad del documento que Sukarne presentó ante la Semarnat.

Jaime Javier Gutiérrez, apoderado de la UANL, envió el 14 de mayo de 2012 un oficio a la entonces delegada estatal de la Semarnat, Brenda Sánchez, donde se desliga  del estudio.

“Se aclara por todos los efectos a que haya lugar que el estudio realizado por el profesor Dr. Fernando N. González Saldívar, en primer término fue elaborado  de manera personal y unilateral, de igual forma la opinión y los resultados vertidos corresponden única y exclusivamente al autor del mismo y no reflejan en este caso particular el quehacer de la Universidad Autónoma de Nuevo León”, señala el oficio en poder de Reporte Indigo.

Y aclara la Universidad: “…el citado estudio no señala que se hubiera recuperado el predio del incendio forestal como temeraria e infundadamente se afirma en la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA)  presentada por Ganadería Integral SK, S.A. de C.V., y en el Estudio Técnico Justificativo de dicho proyecto”.

En su escrito, el abogado de la UANL rechaza por completo el contenido del informe ambiental que Sukarne utilizó para tratar de conseguir los permisos de cambio de uso de suelo en terrenos forestales.

“Se me tenga con el carácter y personalidad, así como en nombre y representación de la Universidad Autónoma de Nuevo León, rechazando expresamente y en su totalidad el contenido íntegro del estudio realizado por el profesor Dr. Fernando N. González Saldívar, ya que el mismo no fue elaborado por mi demandante”, señala el oficio.

“Se rechaza de forma categórica que la Universidad Autónoma de Nuevo León o ‘supuestos peritos’ investigadores de esta casa de estudios afirmen que el predio al que se refiere el estudio elaborado de manera unilateral por el Dr. Fernando N. González Saldívar  se encuentra regenerado, aclarándose que el citado estudio establece que la recuperación del predio en cuestión se encuentra en proceso y está supeditada a que no exista afectación de diversos factores adversos”.

Reporte Indigo publicó ayer que la empresa Sukarne reactivó el polémico proyecto de construir un megarancho de engorda de ganado bovino en el municipio de Montemorelos.

El pasado 1 de noviembre la empresa ganadera solicitó a la Semarnat –por cuarta ocasión en el último año– los permisos de cambio de uso de suelo que requiere este proyecto que está bajo la lupa por el impacto ambiental que provocará en la zona citrícola de Nuevo León.

 

sukarne

 

‘No es mío’

Fernando N. González Saldívar acepta que las conclusiones de su estudio sobre el terreno del rancho San Fernando fueron alteradas, pero evitó responsabilizar de esta manipulación a la empresa Sukarne.

El profesor de la Facultad de Ciencias Forestales de la UANL aseguró que en su estudio se reportaba que el suelo de este predio estaba en proceso de remediación y no recuperado, como establecía el informe que presentó Sukarne a la Semarnat para conseguir los permisos ambientales.

“Está modificado completamente. Alguien lo modificó diciendo que ya estaba recuparada el área, pero no está recuperada”, aclaró González Saldívar, contactado por Reporte Indigo.

“Es otro estudio. No es el mío”.

González Saldívar reveló que por este caso ya rindió su declaración en la averiguación previa que comenzó la PGR por la falsificación del estudio.

Sin embargo, el especialista rechazó responsabilizar a Sukarne de la alteración de su análisis.

“Yo no sé quién lo haya modificado. 

“A mí me gustaría saber quién modificó mi estudio”.

El investigador universitario aseguró que este trabajo fue realizado a título personal y no a nombre de la UANL, a petición de un grupo de alumnos de la Facultad de Ciencias Forestales de la UANL que le solicitaron su punto de vista.

“Fue un favor que yo le hice a unos estudiantes de la Facultad. Son mis estudiantes y los apoyé con esto, pero de manera personal. Nunca le puse el escudo de la Universidad y nada de eso”.


Notas relacionadas

Sep 17, 2020
Lectura 2 min

Comentarios