En el marco de la celebración del “Primer Encuentro Internacional, Político, Artístico, Deportivo y Cultural de Mujeres que Luchan”, este viernes se realizó una manifestación silenciosa para homenajear y rendir reconocimiento a todas las mujeres víctimas de la violencia.

En el Caracol de Morelia, Chiapas, en el corazón del territorio del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), todas las mujeres suspendieron la danza. Se apagaron las luces. El silencio reinó. Se encendieron las veladoras, y se rindió un homenaje a todas las mujeres que han sido asesinadas no sólo en México, sino todo el mundo.

“El grito silencioso que salió desde la selva en los Altos de Chiapas, fue no sólo para llamar a la conciencia de la sociedad y de los gobiernos para que se incrementen los esfuerzos tendientes a la valoración del papel de la mujer en el desarrollo de la vida cotidiana, sino para que se implementen acciones que disminuyan efectivamente los indicies de violencia que nos laceran”, dijo a Reporte Índigo Lucia Ramírez, de la delegación indígena de Michoacán en el encuentro.

El homenaje a las mujeres asesinadas “es también una muestra de indignación por lo que estamos viviendo las mujeres, a las que por el sólo hecho de no ser hombres se nos intimida, nos humillan, nos amenazan y nos asesinan”.

Las miles de mujeres reunidas en el encuentro convocado por el EZLN alzaron su silencio para recriminar particularmente al sistema de gobierno mexicano el alto índice de mujeres que han muerto por su condición de género, las que de acuerdo al Secretariado Ejecutivos del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), fueron, sólo en el 2017, 2 mil 585 víctimas.

La mayoría de las mujeres víctimas de violencia, que han sido asesinadas en los últimos años, explicó Lucia Ramírez, “fueron mujeres rebeldes al sistema de gobierno y a la educación machista tradicional, y fueron asesinadas porque lucharon por una vida digna, defendiendo sus hogares, su entorno, el medio ambiente, la libertad de expresión o el uso de los recursos naturales, principalmente el agua, el suelo o los bosques”.