Este miércoles, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación 118/2022 al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) luego que a una mujer se le amputaron sus piernas, se le quitó el útero y le extirparon el ovario debido a una negligencia.

De acuerdo con la CNDH, se trató de una atención que “no fue oportuna ni adecuada”, pues la mujer de 27 años interpuso una queja en contra de personal adscrito a la Unidad de Medicina Familiar número 9 (UMF-9), en Querétaro, y al personal médico del Hospital General Regional número 1 (HGR-1).

La denuncia precisa que transgredieron los derechos a la protección de la salud, a la integridad personal, a la salud sexual y reproductiva, y dañaron de por vida a una mujer de 27 años por diagnóstico, tratamiento y seguimiento médico inadecuados.

“Este Organismo Autónomo considera que la atención otorgada no fue oportuna ni adecuada, principalmente la que se llevó a cabo en la UMF-9, donde las autoridades señaladas como responsables, emitieron un diagnóstico sin estudios de laboratorio clínicos, rayos X o ultrasonidos y sin tomar en cuenta el procedimiento de retiro de DIU que le habían practicado”, se lee.

“La CNDH considera que el pronóstico de vida de la víctima es grave por las complicaciones derivadas de la inadecuada atención médica que le dejaron secuelas permanentes en la función deambulatoria, al amputársele ambas extremidades inferiores y obligándola a usar prótesis. Se hace notar que, si bien la amputación de extremidades se llevó a cabo para salvar la vida de la víctima ante el avance de la infección, este procedimiento aplicado fue resultado de una inadecuada atención médica, un diagnóstico deficiente e incompleto y de un inadecuado seguimiento de control, que permitieron el avance importante de la infección que pudo prevenirse”, señala la recomendación.

De acuerdo con un comunicado,  la víctima acudió al hospital para que le retiraran un Dispositivo Intra Uterino (DIU) que se encontraba mal colocado, sin embargo los médicos practicaron un procedimiento erróneo, lo que pudo desencadenar una infección generalizada y, en consecuencia, la amputación de ambas piernas, la extirpación del útero y un ovario.

En su recomendación, la CNDH detalla que médicos intentaron extraer el DIU con una pinzas, pero no le practicaron a la joven un ultrasonido o rayos X. Esto provocó que tres días después la mujer presentara dolor lumbar, por lo que acudió a su clínica y se le diagnosticó lumbalgia aguda.

La mujer siguió presentando problemas de salud y acudió al área de urgencias de la UMF-9 para después ser trasladada de emergencia al HGR-1, donde ingresó por grave pérdida de sangre, gastroenteritis infecciosa y deshidratación severa.

Puedes leer: El Hospital Veterinario de Iztapalapa renace y mejora atención a mascotas de la CDMX

Cuando llegó al hospital, la joven ya había perdido mucha sangre y presentaba un choque séptico, es decir, una infección generalizada, por lo que fue necesario proporcionarle respiración mecánica, intubarla y transfundirle sangre, sin embargo sufrió un paro cardiaco y durante 30 minutos estuvo bajo reanimación asistida.

A la mujer se le tuvieron que extirpar el útero y un ovario y, posteriormente, amputarle ambas piernas.

Finalmente, el organismo ordenó al IMSS pagar una compensación económica suficiente e inscribir a la mujer en programas sociales, además de darle atención médica de por vida y facilitarle las prótesis que deberá utilizar.

IMSS se pronuncia

Por medio de un comunicado, el IMSS señaló que ya analiza la recomendación de la CNDH y refrendó su disposición de cooperar con los propósitos del órgano garante de los derechos humanos.

“El Seguro Social expresa su compromiso con el cuidado de la salud oportuna y adecuada hacia sus derechohabientes”, indicó.