Luego de que el exrector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Francisco Barnés de Castro, advirtió que sería un gravísimo error de consecuencias incalculables aprobar la reforma eléctrica del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett, calificó de “mentirosos” y “malísimos” a los que están en contra de la iniciativa del Ejecutivo.

Durante el foro de parlamento abierto sobre la reforma eléctrica organizado por la Cámara de Diputados, Barnés de Castro, ingeniero químico, expuso diez razones por las que no debe aprobarse la propuesta del presidente.

“Regresar a un modelo que pudo haber sido exitoso hace 60 años y dejarlo firmemente amarrado en el marco constitucional sería un gravísimo error de consecuencias incalculables, significa encerrarlo en una caja fuerte que requiere de la mayoría calificada del Congreso para poderla volver a abrir”.

Barnés de Castro manifestó que no se puede improvisar y que todos los sistemas eléctricos responden un modelo y diseño cuidadosamente planeado y consensado, por lo que no hay modelos únicos.

“No hay modelos perfectos, ninguno de los modelos existentes ha estado libre de fallas, incluso fallas catastróficas, pero cuando se han presentado no se tira el modelo por la borda, solo se hacen los ajustes necesarios para robustecerlo.

“La respuesta es mucho más restrictiva para la participación del sector privado, sin que haya un estudio serio que demuestre que la inversión privada en este sector daña la economía nacional o perjudica a los usuarios. Hay muchos estudios que demuestran lo contrario”, dijo.

Entre los motivos por los cuales no debe avalarse la propuesta del Ejecutivo, Barnés de Castro mencionó que cancela el derecho de los usuarios calificados de contratar y de recibir electricidad de otros suministros diferentes a la CFE, lo que va en detrimento de la acometividad de la industria nacional.

Es absurdo utilizar recursos públicos que son de todos los mexicanos para suministrar energía. Resulta más absurdo imponer un modelo único sufragado con recursos públicos a quienes requieren de energía más barata, más confiable o más limpia que la que le puede proporcionar la CFE.
Francisco Barnés de CastroExrector de la UNAM

Otra de las razones es que cancela todos los permisos de generación y todos los contratos celebrados por la CFE afectando a ciento de inversionistas nacionales y extranjeros, por lo que las empresas afectadas recurrirán a organismos internacionales dañando nuestra refutación.

“Todo el esfuerzo de este gobierno y de los gobiernos anteriores de grandes inversiones lo estamos tirando por la borda” y advirtió: “O violamos la constitución o tendremos apagones generalizados, ninguna de las dos opciones es aceptable”.

Lee también: Parlamento abierto por reforma eléctrica, ejercicio estéril

Oscar Moreno Silva, abogado especializado en infraestructura y proyectos de energía, y Mónica Rodríguez Díaz, licenciada en Relaciones Internacionales por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla y quien cuenta con diplomados de Análisis Estratégico Internacional y Regulación Económica por el Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), también expusieron sus argumentos en contra de la iniciativa presidencial.

Bartlett defiende reforma

Por su parte, el director de CFE, Manuel Bartlett, quien acudió a San Lázaro para participar en la reunión plenaria del grupo parlamentario de Morena, en entrevista, criticó a quienes se han expresado en contra de la reforma eléctrica.

“Son malísimos. Son muy mentirosos. La iniciativa del presidente es muy clara. Se van a decir que la energía sucia, son mentiras, no han podido de ninguna manera refutar los argumentos del presidente de la República en la iniciativa. No traen argumentos”.

Aseguró que en la iniciativa del Ejecutivo hay toda clase de posibilidades de participación. “Está abierta a todos los sectores, a todos los interesados, de manera que es un parlamento abierto de verdad”.

Durante su participación en el foro, Joaquín Rodríguez Béjar, ingeniero por la Universidad Nacional Autónoma de México y ex funcionario de la Comisión Federal de Electricidad, expresó que la única manera en que la iniciativa privada podía participar en el suministro de energía, era a través del desplazamiento de la CFE.

Humberto Morales Moreno, académico de la Universidad Autónoma de México, expresó que la reforma eléctrica plantea un reordenamiento del mercado eléctrico nacional, sin excluir a la iniciativa privada, entendiendo que el mejor despacho es el que se calcula sobre costos totales y no sobre los marginales.