Las declaraciones emitidas por el titular de la Fiscalía Especializada en Personas Desaparecidas de Jalisco, José Raúl Rivera Rivera, han revictimizado a las familias que buscan a los más de tres mil desaparecidos de la entidad, como producto de la impunidad y la falta de conocimiento de las acciones que estas personas han emprendido y el mal uso de categorías psicopatológicas.

Así lo señalan alrededor de 90 expertos en psicología, psicoanálisis, investigadores y organizaciones de acompañmiento a los colectivos y familias han remarcado que las declaraciones del fiscal especializado no pueden ser aceptadas por la ignorancia que reflejan sobre las actividades que se han realizado a lo largo de años.

“Rechazamos el uso de categorías psicopatológicas para deslegitimar las acciones de los colectivos de familiares de personas desaparecidas y estigmatizar a sus acompañantes y defensores de derechos humanos.

“Hacemos un llamado al Fiscal Especializado en Personas Desaparecidas en el Estado de Jalisco, José Raúl Rivera Rivera, a profundizar en el conocimiento de los impactos psicosociales de la desaparición forzada y por particulares, rectificar sus afirmaciones reconociendo los aportes de los familiares y conducirse con respeto a la dignidad de los familiares de las personas desaparecidas y sus colectivos”, expresaron por medio de un comunicado.

El escrito aborda cuatro puntos en referencia a las declaraciones. Primero, se señala que la utilización del término “estrés post traumático” como herramienta para deslegitimar las acciones que han emprendido las madres a través de exigencias públicas, manifestaciones y marchas a lo largo de los últimos meses.

También se expresa que la impunidad que ha imperado en las investigaciones o casos de desaparición en la entidad también es un importante signo de revictimización de los casos, con consecuencias en la ruptura del proyecto de vida, deterioro socioeconómico, estigmatización y profundización del duelo.

De la misma forma, se reconoce que las marchas y manifestaciones públicas han servido como una forma de afrontamiento positivo de las desapariciones y frente al contexto de impunidad que impera en Jalisco y el país.

“Contrariamente a lo dicho por el funcionario, las marchas, entre otras acciones colectivas, que los familiares llevan a cabo “no los hacen sufrir” sino que se convierten en un sostén subjetivo que les permite seguir viviendo en medio de la peor tragedia y enfrentar el olvido, la impunidad y las injusticias”, se lee en el comunicado.

Finalmente se critica el que se haya declarado que las familias y colectivos no hayan sido “propositivos” en la mejora de las condiciones del sistema de procuración de justicia, cuando los colectivos y familias han sido un pilar fundamental de los procesos legislativos en materia de desaparición y en investigaciones forenses.

“Con estas declaraciones, el Fiscal niega las múltiples acciones que durante años han realizado tanto las familias, como otros actores de la sociedad civil en el ánimo de movilizar el sistema de justicia para responder a este grave fenómeno que no es nuevo ni en Jalisco ni en el país (…)

“El Fiscal desconoce también que, en muchos casos, las investigaciones y los hallazgos más significativos son llevados a cabo por los familiares, de modo que son ellos y ellas quienes han realizado una parte considerable de las funciones que le corresponderían a la Fiscalía”, concluyeron los miembros del Espacio Psicosocial por los Derechos Humanos..