¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional
imagen principal

MONSANTO

Expande su emporio

Alicia Guzmán

La producción del campo mexicano ha disminuido drásticamente en los últimos años, situación que ha provocado que la importación del grano amarillo alcance las 10 millones de toneladas, la mayoría de estas provenientes de nuestro principal socio comercial, Estados Unidos.

El pasado 25 de mayo, en 250 ciudades alrededor del mundo unieron sus fuerzas y rechazo a la emblemática empresa transnacional, Monsanto, líder en biotecnología y producción de productos agrícolas genéticamente modificados (GM). El Distrito Federal era una de estas ciudades.


Ago 15, 2013
Lectura 4 min
portada post

1/3 de la producción mundial del maíz deriva de variedades GM

Las plantas genéticamente modificadas son cultivadas a partir de semillas alteradas para resistir insecticidas y herbicidas, añadir nutrientes y mejorar el rendimiento de las cosechas

La mayoría del maíz, la soya y el algodón cultivados en Estados Unidos y en países latinoamericanos como Argentina y Brasil, han sido genéticamente modificados

La producción del campo mexicano ha disminuido drásticamente en los últimos años, situación que ha provocado que la importación del grano amarillo alcance las 10 millones de toneladas, la mayoría de estas provenientes de nuestro principal socio comercial, Estados Unidos.

El pasado 25 de mayo, en 250 ciudades alrededor del mundo unieron sus fuerzas y rechazo a la emblemática empresa transnacional, Monsanto, líder en biotecnología y producción de productos agrícolas genéticamente modificados (GM). El Distrito Federal era una de estas ciudades.

En semanas pasadas, la voz anti-Monsanto también se hizo escuchar en las calles de la Ciudad de México, con decenas manifestantes protestando en contra de la producción de maíz y otros alimentos transgénicos.

Pero nada de esto detuvo a la gigante de biotecnología de expandir los tentáculos de su emporio a coordenadas mexicanas o al Gobierno mexicano de permitirlo, dando así una vuelta a la página de la producción masiva de maíz GM en México. 

El miércoles, el sitio oficial de la trasnacional Monsanto anunció que el Gobierno mexicano ha otorgado el permiso para sembrar maíz genéticamente modificado a gran escala en Coahuila, Chihuahua y Durango. 

Así, el director general de Monsanto México, Manuel Brazo, anunció que la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa)  había concedido la autorización que permitirá la plantación de 250 mil hectáreas de tres variedades de maíz transgénico: MON-89034-3, MON-00603-6 y MON-88017-3, en las tres entidades al norte del país. 

Será así la primera vez que el maíz GM será sembrado a escala comercial en México, pudiendo representar una alternativa para fortalecer la producción interna al proveer Monsanto de semillas transgénicas de maíz que podrían favorecer las condiciones de siembra, reducir costos de producción y aumentar volumen de producción para consumo y comercialización interna, y por tanto ganancias para productores. 

Por otro lado, las reacciones inconformes argumentan que la utilidad y ganancias favorecerán únicamente a la trasnacional estadounidense que hoy es la única empresa con tal capacidad y autorización de cultivar y producir semillas de maíz GM a gran escala, después de la luz verde del Gobierno Federal. 

La gigante productora de biotecnología ha sido objeto de críticas y descalificaciones por parte de grupos ambientalistas por los peligros y daños a la salud que aseguran ocasiona el consumos de alimentos genéticamente modificados.

Manuel Bravo agradeció al Gobierno mexicano “por las medidas cautelares que ha emprendido y la seriedad con la que las hace cumplir” , y en particular al presidente Enrique Peña Nieto y al titular de la Sagarpa, Enrique Martínez y Martínez; así como a las instituciones del Estado que forman parte de la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados (Cibiogem). 

“Monsanto tiene el honor de inaugurar una nueva era revolucionaria en los 4 mil 500 años de historia del maíz en México”, dijo Bravo. “ A pesar de que preservemos esta rica historia vamos a ser capaces de ofrecer a muchos agricultores la oportunidad de aumentar drásticamente su rentabilidad industrial”. 


Notas relacionadas

Mar 21, 2018
Lectura 2 min

Comentarios