La Fiscalía General de la República (FGR) emprendió una campaña en sus redes sociales para evitar la extorsión y el ciberacoso.

En una imagen, llama a no proporcionar información personal, económica o laboral; no compartir fotografías íntimas o privadas, evitar la comunicación a través de la webcam y no entablar conversaciones con desconocidos, además, sugiere no aceptar o agregar a personas sospechosas. Sin embargo, no detalla algún número o dependencia a la cual acercarse en caso de ser víctima.

“Falta mucha difusión contra el delito de la extorsión. Se necesita una campaña con la cantidad de impacto que se le da a las dirigidas a la vacunación o la violencia contra la mujer que están por todos lados. Hay que aceptar que hay una delincuencia que está resurgiendo y combatirla”, señala Héctor Robles Conde, experto en Seguridad.

El especialista señala que la comunicación y las estrategias en el círculo social cercano son pilares fundamentales para evitar caer en extorsiones.

“Media hora que se le dedique a hablar sobre el tema puede cambiar la vida. Creemos que no nos va a pasar y nos convertimos en un objetivo fácil. Tenemos que sentarnos en casa y establecer un protocolo, por ejemplo, tener comunicación con los vecinos, si llaman y comienza una estrategia de extorsión atreverse a colgar y buscar a nuestros familiares para saber que están bien, si hay niños en casa y contestan el teléfono enseñarles que nunca deben decir ‘mi mamá o mi papá no están’.

“El protocolo no va a eliminar la extorsión, pero sí evitará que la gente siga cayendo y entonces dejará de ser negocio para los delincuentes”.

Aunque Robles Conde afirma que como tal no hay un perfil del extorsionador, generalmente es gente que ha pasado tiempo en la cárcel o en el crimen organizado.

“Son personas de más de 20 años, porque ya tienen más experiencia en hablar. No son novatos, porque hasta para extorsionar hay que pedir permiso, no pueden haber miles de centros clandestinos que se dediquen a la extorsión, en especial en la cárcel, hay que repartir (dinero) en todos lados”.

La extorsión es un delito considerado de alto impacto, cuyas penas van de dos a ocho años de prisión y de cuarenta a ciento sesenta días de multa.

Te puede interesar:

Extorsiones roban la paz de las víctimas

Crímenes cibernéticos, más redituables