“Hay que ver cómo evoluciona la pandemia”, aseguró la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, con respecto a la posibilidad de reiniciar las clases presenciales con el paso del semáforo epidemiológico naranja al amarillo en la capital.

Aun cuando los lineamientos del semáforo epidemiológico exigen que el regreso a las aulas sea cuando éste se encuentre en color verde, la mandataria capitalina señaló que habrían posibilidades de hacerlo antes debido al impacto de las vacunas.


“Recuerden que el semáforo se estableció incluso previo a que hubiera vacunas, entonces lo que hay que estudiar ahora es el impacto de la vacuna en el número de contagios en personas de estas edades o en general, en toda la población”.

Añadió que los maestros serán el siguiente grupo de vacunación, “pensando en que hay que regresar a clases presenciales”.

En algunos países, dijo, las autoridades optaron porque las escuelas formen parte de las actividades prioritarias o esenciales.

En la Ciudad de México, dijo, se evaluará cómo evoluciona la pandemia para determinar si los alumnos pueden regresar a las aulas con el semáforo amarillo, “una vez que los profesores estén vacunados”.

Este viernes, las autoridades informaron que la capital se encuentra a un punto de pasar al semáforo epidemiológico amarillo; sin embargo, se mantienen precavidos ante un posible repunte de contagios por las vacaciones de Semana Santa.

Aunque por ahora las actividades económicas permanecerán igual, el semáforo epidemiológico se encuentra hoy en 16 puntos. Como el rango para permanecer en amarillo es de 9 a 15 puntos, la distancia para que la CDMX pueda ingresar es de 1.

Los posibles efectos del periodo de asueto se reflejarán dentro de 10 a 15 días, “por eso se determinó mantenernos con las medidas de apertura económica que ya se habían fijado”, apuntó Claudia Sheinbaum.

Te puede interesar: Detrás del regreso a clases en América Latina