Se menciona también a Televisión Azteca como parte de lo que ellos mismos llaman “el duopolio televisivo”


Los legisladores han dicho constantemente que no existen presiones por parte de empresarios o gobiernos

Hay un gobierno que insta que de forma expedita se apruebe la reforma de telecomunicaciones: el de Estados Unidos.

Un documento de la Casa Blanca evidencia que se ha estado monitoreando al sector y hace un llamado a través de una de las oficinas que dependen directamente del presidente Barack Obama, para que en México este proyecto legislativo, atorado actualmente en el Senado, se apruebe con rapidez.

La Office of the United States Trade Representative, encargada de revisar los tratados comerciales con otros países, es la dependencia que hace la solicitud de que la reforma se avale cuanto antes.

En la página 7 del documento llamado “2013 Section 1377 Review on compliance with Telecommunications Trade Agreements” se critica que en este sector solo se permite el 49 por ciento de inversión extranjera.

“México continua manteniendo un límite del 49 por ciento de inversión directa extranjera en líneas de cable autorizadas para operar telecomunicaciones básicas. Esta restricción constituye el mayor impedimento para proveedores extranjeros interesados en invertir en el mercado.

“La legislación para remover las actuales restricciones en el sector fue recientemente presentada en el Congreso mexicano, y la USTR (por sus siglas en inglés) insta a México para que la apruebe en forma expedita, dando el beneficio adicional de inversión tanto a proveedores locales como extranjeros”, dice el documento que en la portada tiene el escudo de la oficina ejecutiva del presidente de los Estados Unidos.

A pesar de que los legisladores han dicho constantemente que no existen presiones por parte de empresarios o gobiernos extranjeros, el documento de la Casa Blanca pone en claro que en Estados Unidos hay un gran interés porque esta legislación entre en vigor.

El documento de 24 hojas incluye en el apartado de competencia además de México, a China y Colombia. Y en la introducción lanza un mensaje velado a todos los países con los que tiene tratados en materia de telecomunicaciones.

El Gobierno de Estados Unidos señala que la respuesta de los países a sus sugerencias en el citado informe serán sustanciales para la toma de decisiones en el futuro.

“Aunque muchos de los temas en la revisión 2013 ya se habían discutido en pasadas revisiones la USTR considera apropiado continuar con estos tópicos y animar a los socios de Estados Unidos a que tomen soluciones apropiadas.

“La revisión 2013 describe las prácticas o medidas de los socios en tratados con Estados Unidos y que serán activamente monitoreadas a lo largo del año con respeto y sobre las cuales la USTR tomará posibles acciones”, advierte el gobierno encabezado por Barack Obama.

Sin embargo, por diferencias entre los partidos, principalmente el PAN, esta reforma se encuentra aún en revisión en el Senado de la República. 

Por los números de legisladores con los que cuenta cada bancada y por ser una reforma constitucional que requiere de dos terceras partes de los votantes, se necesita un acuerdo que integre a todas las fuerzas políticas.

Por el momento el PRD y los panistas ya adelantaron que realizarán consultas con expertos y empresarios del sector. Pero tienen el tiempo encima pues el período de sesiones termina el próximo 30 de abril. 

Si se hacen cambios se tiene que regresar a la Cámara de Diputados para que avalen las modificaciones. Por eso si la negociación no da frutos, la poco usual solicitud de la oficina estadounidense podría dormir el sueño de los justos.

White House vs. Slim y Televisa

Desde la primera parte de la negociación de la reforma en Telecomunicaciones en la Cámara de Diputados hubo múltiples acusaciones de que los legisladores estaban siendo presionados por la empresa Televisa.

Justo cuando estaba por llevarse el dictamen al pleno, la diputada perredista Purificación Carpinteyro acusó a la bancada del PRI de querer modificaciones de último momento para beneficiar a Televisa.

Los directivos de la empresa MVS y Dish advirtieron que se buscaba cambiar la redacción en los conceptos de must carry y must offer, enfocados en la retransmisión gratuita de los canales de televisión abierta en sistemas de televisión restringida.

Denunciaron entonces que la intención era que la redacción estableciera solamente estos conceptos para los sistemas de cable y no los conocidos DTH (sistemas de televisión directa por satélite.

Finalmente lograron que no se modificara la redacción de la reforma. 

Todo eso fue en realidad un duelo entre el empresario más rico del mundo, Carlos Slim -a quien se liga con Dish- y Televisa.

Ambos actores -América Móvil de Carlos Slim y Televisa de Emilio Azcárraga- están en la mira de la oficina de la Casa Blanca. Las dos empresas aparecen en el informe. Su mención no es halagadora: 

“Ambos mercados, el de telecomunicaciones y los servicios de video en México continúan estando altamente concentrados. Mediante algunas medidas, América Móvil, el proveedor dominante de servicios de telecomunicación en México, tiene el 70 por ciento del mercado de servicios móviles y 65 por ciento de la banda ancha. 

“Televisa es el proveedor dominante de servicios de video en México, es dueña de cuatro de los mayores canales de televisión en México, y tiene intereses en proveedoras de cable como en Cablevisión, el proveedor satelital Sky y otro número de canales de cable”.

En la página 10 del documento se establece que la dependencia del gobierno norteamericano está preocupada por la alta concentración que tienen ambas empresas. 

“La USTR está preocupada por el alto nivel de concentración que hay en los dos mercados y continuará apoyando los esfuerzos que haga México para que entren inversionistas tanto extranjeros como locales en ambos mercados.”

Ahí se menciona también a Televisión Azteca, como parte de lo que ellos mismos llaman “el duopolio televisivo”, y que conforman una estructura que no tendría problemas en la entrada de un competidor externo.

“Dada la dominancia de Televisa y su duopólica contraparte, TV Azteca, en la televisión de señal abierta, (plataforma dominante en México) y el control sobre el contenido, estas compañías aparecen bien posicionadas para soportar la entrada de nueva competencia en el mercado mexicano”.

Influyente oficina

Está vinculada a las decisiones presidenciales relacionadas

con las negociaciones con otros países

The Office of the United States Trade Representative no es cualquier dependencia. Pende directamente de la oficina del presidente Barack Obama. Está vinculada a las decisiones presidenciales relacionadas con las negociaciones con otros países.

Fue creada oficialmente en 1963 por el presidente John F. Kennedy. A lo largo de su historia ha tenido cambios en su nombre y se han ampliado sus facultades. 

Actualmente mantiene relaciones en más de 110 países.

Hace apenas unas semanas fue nombrado Demetrios Marantis como su titular.

Esa dependencia norteamericana es en donde se realizó el estudio en el que concluyen que es urgente que el Congreso mexicano apruebe de manera inmediata la reforma en telecomunicaciones.

“La USTR es parte de la Oficina Ejecutiva del presidente. A través de una estructura inter agencias es la encargada de coordinar las políticas de tratados, resuelve los desacuerdos y otros temas para una resolución presidencial”, dice en su página de internet.

Además se asegura que la USTR está integrada por un grupo de embajadores que son de los principales consejeros para las decisiones de Obama. 

La USTR funge como vicepresidente del Comité de la Overseas Private Investmen Corporation (OPIC), vicepresidente de Comité de la Directors of the Millenum Challenge Corporation, entre otras agrupaciones internacionales relacionadas con el financiamiento de políticas para el desarrollo económico.

Pasado y futuro de la ley Telecom

Ley de Telecomunicaciones vigente publicada en el Diario Oficial de la Federación el 7 de junio de 1995 firmada por el presidente Ernesto Zedillo:

Artículo 12. Las concesiones a que se refiere esta Ley solo se otorgarán a personas físicas o morales de nacionalidad  mexicana.  

La participación de la inversión extranjera directa (IED), en ningún caso podrá exceder del 49 por ciento, excepto tratándose del servicio de telefonía celular. En este caso se requerirá resolución favorable de la Comisión  Nacional de Inversiones Extranjeras, para que participe en un porcentaje mayor.

Artículo 13. El servicio de radiodifusión, incluyendo el otorgamiento, prórroga, terminación de concesiones, permisos y asignaciones, para usar, aprovechar y explotar bandas de frecuencias atribuidas a tal servicio, se sujetará a lo dispuesto por la Ley Federal de Radio y Televisión

Ley Federal de Radio y Televisión vigente publicada en el Diario Oficial de la Federación el 19 de enero de 1960 firmada por el presidente Adolfo López Mateos:

Artículo 23. No se podrá ceder ni en manera alguna gravar, dar en fideicomiso o enajenar total o parcialmente la concesión o permiso, los derechos en ellas conferidos, instalaciones, servicios auxiliares, dependencias o accesorios, a un gobierno o persona extranjeros, ni admitirlos como socios o asociados de la sociedad concesionaria o permisionaria, según corresponda.

Propuestas de la Reforma en Telecomunicaciones 

La reforma de telecomunicaciones presentada por el presidente Enrique Peña Nieto y aprobada por la Cámara de Diputados permitiría una IED del 100 por ciento en servicios de telecomunicación y comunicación vía satélite, y hasta 49 por ciento en radiodifusión.

La reforma también estipula que extranjeros puedan participar con hasta el 49 por ciento en sociedades concesionarias de bandas de frecuencia, redes públicas de telecomunicaciones, posiciones orbitales geoestacionarias y órbitas satelitales, derechos de emisión y recepción de señales de bandas de frecuencias asociadas a sistemas satelitales extranjeros que cubran y puedan prestar servicio en el territorio nacional.

“Es necesario fomentar esquemas de inversión en los sectores de radiodifusión y telecomunicaciones, que se traduzcan en una mejor oferta de servicios y mejores precios, por lo que la iniciativa prevé en el artículo Quinto transitorio, que desde la entrada en vigor de la reforma se permitirá la inversión extranjera directa hasta el 100 por ciento en telecomunicaciones y comunicación vía satélite, y hasta el 49 por ciento en radiodifusión”, dice el documento enviado a la Cámara. 

Cambios a la reforma

Tras aprobar la reforma sin cambios, los Diputados entregaron a los  Senadores que ahora tiene la reforma en sus manos, una minuta con las modificaciones que proponen se deben hacer. Entre ellas está la reciprocidad, que busca que sólo los países con la misma apertura de inversión puedan disfrutar de la que México brindará.

A favor de la reciprocidad

En la reunión anual de la Cámara Nacional de la Industria de la Electrónica de Telecomunicaciones e Informática (Canieti) el 20 de marzo Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, y Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones, dijeron que la reciprocidad debe incluirse en la reforma. 

Guajardo dijo que la IED afecta a la competencia y por ello debe ser recíproca para otros países: “Los países que no aceptarán esa reciprocidad, en caso de que se apruebe la reforma, no podrían invertir en México, eso sería lo más justo”, propuso.

En contra de la reciprocidad

Hanna Palacios, directora de Proyectos de Competencia y Buen Gobierno del Instituto Mexicano de la Competitividad, advirtió en entrevista con Ricardo Rocha de Grupo Fórmula, que la reciprocidad en inversión podría terminar alejando a inversionistas extranjeros: “La reciprocidad limita la capacidad de traer inversión al país y nosotros lo que necesitamos es inversión para que se generen empleos y crezcamos.”, dijo.

Participación extranjera 

Actual:

Las concesiones solo se otorgarán a personas físicas o morales de nacionalidad  mexicana y no podrán traspasarse a un gobierno o persona extranjeros, ni admitirlos como socios.

— 49% telecomunicaciones y comunicación vía satélite, solo podrá exceder del 49 en telefonía celular. 

Reforma: 

— 100% en servicios de telecomunicación y comunicación vía satélite.

— 49% en radiodifusión

— 49% en bandas de frecuencia, redes públicas de telecomunicaciones, posiciones orbitales geoestacionarias y órbitas satelitales, derechos de emisión y recepción de señales de bandas de frecuencias asociadas a sistemas satelitales extranjeros.