La agitación invadió al Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades. Las miradas alrededor del departamento de Antropología observaron a los estudiantes que luego de leer un pronunciamiento, instalaron sus mantas para clausurar una de las entradas de las oficinas administrativas.

“¿Por qué paramos? Porque nos están matando y no queremos continuar inmóviles”, expresaron los alumnos al realizar la toma simbólica de las instalaciones del Departamento de Antropología e Historia este miércoles 2 de mayo.

Minutos antes se habían reunido en asamblea para reiterar su decisión: clausurar los departamentos de Sociología, Antropología e Historia para ser un foco de atención en solidaridad con los más de tres mil desaparecidos que registra el estado de Jalisco.

“El paro es un ejercicio de organización crítica y autocrítica estudiantil que invita a profesores, personal académico y gente interesada en organizarse y en concientizar para que se integre a la discusión; y para nosotros no hay mejor espacio para la discusión que la colectividad”, expresaron los estudiantes de Antropología en un comunicado.

Mientras que los que mantuvieron el paro en el departamento de Sociología expresaron también en un comunicado: “no pensamos el paro como un hecho aislado, sino como parte de una serie de actividades que buscan visibilizar que a la juventud se nos desaparece, nos criminaliza, se nos asesina, se nos roba el futuro y se nos precariza”.

Durante la movilización que se extendió hasta caída la noche, los estudiantes llevaron a cabo conversatorios en los cuales reflexionaron sobre la situación de inseguridad tanto dentro de la universidad como en las calles.


La movilización comenzó el miércoles en los departamentos de Antropología, Sociología e Historia de la UdeG y participaron alrededor de 300 alumnos

Consuelo, esposa de una víctima de desaparición, expuso ante los alumnos de Sociología el caso de su esposo y expresó la necesidad de que acompañen a los colectivos y familiares en su lucha por encontrar a los desaparecidos de Jalisco y el país.

Por su parte, desde el departamento de Antropología, los jóvenes discutieron en torno a la inseguridad a partir de la guerra contra el narcotráfico, la que ha derivado como una guerra total contra la población por su impacto, a través del conversatorio “¿por qué nos desaparecen? ¿cómo nos enfrentamos a ello?”.

Las estudiantes de Sociología se reunieron para hablar sobre acoso en las aulas, con compa- ñeros estudiantes y profesores, y crear mecanismos de visibilización de la problemática y protocolos de acción para que los casos no queden impunes.

Llegada la tarde, los estudiantes de esa licenciatura llevaron a cabo una asamblea en donde se decidió continuar con el paro de su departamento, por lo que una comisión de alrededor de 50 estudiantes se quedaron para mantener el cierre de las instalaciones durante la noche, recibiendo diversos apoyos por parte de agrupaciones sociales y estudiantes que no podían quedarse en el centro universitario, pero que se sumaron por medio de la entrega de cobijas, comida y agua para los estudiantes en paro.

Con barricadas con sillas en los pasillos del departamento de Sociología, los estudiantes comenzaron a instalarse en sleeping que les llevaron miembros de la asamblea “Ayotzinapa Somos Todos en Jalisco”, cobijas y casas de campaña en los salones desocupados.

Durante la noche los alumnos reflexionaron sobre la jornada del día y las actividades de este jueves. Al llegar la mañana, y porque los salones de la carrera de Sociología son compartidos con otras carreras como Relaciones Internacionales y Estudios Políticos, los estudiantes se trasladaron a la entrada del departamento para mantenerlo tomado, guardaron las butacas y limpiaron los salones y los pasillos.


Unos 50 alumnos pasaron la noche del miércoles en la UdeG

También se dedicaron a actividades de agitación para llamar a sus compañeros de otras carreras a sumarse, a la par en que recibían apoyos y comida por parte de grupos solidarios que llegaban a las instalaciones universitarias.

A través de un comunicado, los estudiantes de Sociología en paro expresaron su repudio a las declaraciones de la Fiscalía General del Estado sobre los indicios existentes respecto a la presunta muerte de los tres estudiantes de la Universidad de Medios Audiovisuales, CAAV, versión que se ha puesto en duda con mayor rigor luego de que el padre de uno de los estudiantes declarara que no estaba de acuerdo con la versión de las autoridades.

También señalaron que para la crítica a las desapariciones es necesario alzar la voz en contra de la militarización del país y revertir las políticas de seguridad impulsada por la guerra contra el narcotráfico, la cual inició en el 2012.


“Exigimos el cese a la militarización, expresión de la llamada guerra contra el narcotráfico, que en los hechos ha sido una guerra contra el pueblo trabajador, la juventud, las mujeres, las comunidades indígenas y el campesinado pobre”

Comunicado de los alumnos de Sociología