Con el llamado al regreso a las aulas de manera presencial a partir de agosto, el primer mandatario del país pidió a todos: maestros, integrantes del sindicato, autoridades locales y federales y hasta a padres de familia, ayudar a dejar las escuelas listas para los alumnos.

“Aprovecho para pedir que todos ayudemos a limpiar las escuelas, a que estén en buen estado. Todos significa la participación de madres, de padres de familia, de maestros, maestras, de autoridades municipales, de gobiernos estatales, de lo que nos corresponde como gobierno federal. Todos a ayudar”.

Al respecto, Eduardo Backhoff, presidente del Consejo Directivo de Métrica Educativa, opina que en una emergencia todo el mundo debe de ayudar. Además de que está claro que el gobierno está sobrepasado porque desde un principio subestimó la pandemia.

“Definitivamente el que las escuelas estén bien adecuadas y listas para el regreso a clases recae por completo en el gobierno. Si en todo caso va a haber una colaboración directa de los padres de familia para mejorar las escuelas con el anunciado regreso a las aulas, pues entonces debe ser un esfuerzo conjunto coordinado por el Gobierno federal y las autoridades locales y los familiares para garantizar un espacio seguro a las personas que estarían ayudando.

“Si va a ser de nada más vengan a ayudar a limpiar con lo que tengan y como puedan, pues no será efectivo y, por otro lado, se puede poner en riesgo la salud de los colaboradores”, argumenta.

Por último, Backhoff Escudero, comenta que a grandes rasgos lo que ve es que hay una falta de planeación de origen con respecto a la atención de la crisis sanitaria en todo su espectro.

“Preocupa porque al final lo que no veo es organización, planeación. Creo que este problema le quedó grandísimo al gobierno y a las autoridades encargadas de velar por la población y sus derechos”.

También puedes leer:

Regreso a clases, más dudas que certezas 

Aumentan abandono escolar y brechas de desigualdad