Actualmente existen en el país alrededor de 130 mil elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional desplegados en 24 entidades del país. De estos, 81 mil 541 forman parte de la Estrategia Nacional de Seguridad Pública y ocho mil 227 realizan labores de seguridad en Instalaciones Estratégicas.

De acuerdo con José Luis Calderón González, especialista en seguridad física y protección de infraestructuras y vocero de la Asociación mexicana de Empresas de Seguridad Privada (AMESP), los hechos violentos como los de la semana pasada podrían escalar.

“Estamos viendo cada vez expresiones más violentas, más preocupantes, que transitan hacia los daños en la propiedad privada y sobre todo a las personas que no tienen ninguna relación con el crimen. Lo vemos sobre todo en ciudades importantes como en la Zona Metropolitana de Guadalajara, en donde está el segundo aeropuerto más importante del país; en Guanajuato en donde está el Puerto Interior con un conglomerado de estructuras que soportan la economía estatal y Ciudad Juárez, una ciudad con manufactura muy importante para el comercio binacional con Estados Unidos.

“Preocupa que estas expresiones que se están viendo como actos para infundir el terror y demostrar una supremacía sobre las autoridades, vayan a trasladarse a un tema de afectación de infraestructuras de carácter crítico o estratégico y que se pudiera poner en una situación comprometida a una ciudad o a una región del país”, comenta.

El especialista comenta que además de las autoridades la responsabilidad también recae en la sociedad.

“Es una responsabilidad compartida entre las autoridades, pero también con nosotros como sociedad que no hemos tenido la capacidad de generar desde el seno de la familia una conciencia de lo que representa que los jóvenes no tengan un objetivo de vida y que puedan caer fácilmente en las garras de los narcóticos.

“Debe de haber un cambio de timón drástico. El Estado tiene que ser consciente de lo que está pasando y tomar decisiones en consecuencia. Nosotros pagamos impuestos como sociedad y queremos resultados. El Estado mexicano es lo suficientemente fuerte y tiene los recursos como para en un momento determinado aminorar esto que está pasando de una manera rápida y oportuna”, concluye.

Te puede interesar:

Responsabilidad compartida en crisis de seguridad por crimen organizado

La sociedad en segundo plano en la estrategia de seguridad