Salvador Cienfuegos Zepeda, secretario de la Defensa Nacional en la administración de Enrique Peña Nieto, se mantiene activo en el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Desde el 1 de diciembre de 2018, horas después de que dejó la titularidad de la Sedena, Cienfuegos se convirtió en automático en asesor del actual titular de la dependencia, Luis Cresencio Sandoval.

“Ordénese en fecha primero de diciembre del 2018, el C. General de División D.E.M. Salvador Cienfuegos Zepeda cause baja como Secretario de la Defensa nacional y alta como Asesor del Suscrito”, se lee en un documento membretado por la Sedena.

La razón es por un decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación en el año 1976, el cual dispone que las personas que desempeñaron el cargo de Secretario de la Defensa Nacional deberán convertirse en asesores para quienes desempeñen el cargo en las siguientes administraciones.

Lee: Difieren AMLO y Gertz Manero sobre llevar polémica por caso Cienfuegos a tribunales

La designación se sustenta en los artículos 14, 16 y 123 del apartado B, Fracción XIII, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.


Los Generales que hayan desempeñando el cargo de Secretario de la Defensa Nacional, continuarán en el activo no obstante que se opere alguna causal de retiro, para que sean aprovechados sus servicios como asesores de los que posteriormente desempeñen ese cargo

DOF

Esta ordenanza tuvo lugar por instrucción del ex presidente mexicano Luis Echeverría, quien fundamentó el decreto bajo el artículo artículo 89, fracción VI de la Constitución, el 5 de la Ley Orgánica del ejercito y Fuerza Aérea Mexicanos y 1, 6 y 10 de la Ley de Retiros y Pensiones Militares.

Y entró en vigor el 30 de enero de 1976 a partir de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Es decir, que Cienfuegos Zepeda es asesor de Sedena por ley, no porque haya sido designado así por el presidente López Obrador o el general Luis Cresencio Sandoval, tal y como se había especulado.

Cienfuegos en ojo del huracán

Cienfuegos vivió los últimos tres meses bajo el escrutinio público tras su detención, el 15 de octubre, en el aeropuerto de Los Ángeles, California, acusado en Estados Unidos de cinco cargos de narcotráfico y lavado de dinero.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador tuvo que intervenir para que el Departamento de Justicia de Estados Unidos retirara los cargos en contra de Cienfuegos.

El 18 de noviembre Cienfuegos fue repatriado a México, donde continuó bajo investigación.

Posteriormente, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) hizo público el expediente íntegro de la investigación al ex secretario de la Defensa Nacional (Sedena), Salvador Cienfuegos Zepeda, quien fue exonerado el 14 de enero por la Fiscalía General de la República (FGR).

Te recomendamos: Confianza deteriorada por caso Cienfuegos

Se sabe gracias a la publicación del expediente que la DEA habría encabezado por años la conocida “Operación Padrino”, llamada así porque dentro de las pruebas encontradas había supuestos mensajes con el crimen organizado que identificaban a Cienfuegos Zepeda como “El Padrino”.

En los documentos se declaraba que el general protegía y colaboraba con el cártel H-2 en el estado de Nayarit, nexos que fueron desestimados por las autoridades mexicanas.