El Reglamento Orgánico del Ayuntamiento indica que se requiere las firmas del alcalde y del síndico segundo debido a que la representación legal del Municipio solamente puede ejercerse de manera conjunta.
http://youtu.be/HEA_VReOOP8

Si el Ayuntamiento de San Pedro no quiere ser parte de una ilegalidad, podría echar abajo el acuerdo entre el Municipio y la empresa Alfa, de la familia del exacalde Mauricio Fernández.

Y es que incurrieron en violaciones a la Ley de Desarrollo Urbano del Estado y a los reglamentos: Orgánico de la Administración Municipal, y de Zonificación y Usos del Suelo de San Pedro.  

Estas irregularidades se suman al conflicto de intereses en el que incurrió el exmunícipe, Mauricio Fernández.

Esto, debido a que el exfuncionario es accionista de la empresa Alfa, que permutó el terreno que le correspondería donar como área verde municipal en el proyecto Carrizalejo, a cambio de otro predio en la a venida Díaz Ordaz.

La permuta que promovió el exalcalde fue motivada porque donde se encuentra actualmente el Planetario Alfa, es el terreno donde su familia quiere construir un complejo multifamiliar de 200 metros cuadrados por vivienda.

Y en lugar de donar en ese proyecto el área verde municipal que  marca la ley, Alfa entregó al Municipio un terreno de 19 mil 073 metros cuadrados en la avenida Díaz Ordaz.

Terreno que era de Alfa textiles, denominada Fibers Mexico Holdings S. de R.L. de C.V., donde estaban las compañías Akra y Polikron.

Las ilegalidades son al menos cuatro.

Primero, el convenio que firmaron el 31 de marzo de 2011, por una parte el Municipio de San Pedro y por la otra Alfa S.A.B. de C.V., es ilegal porque no tiene la firma del síndico segundo.

Porque el Reglamento Orgánico de la Administración Pública Municipal indica que se requiere las firmas del alcalde y del síndico segundo debido a que la representación legal del Municipio solamente puede ejercerse de manera conjunta.

Pero ese convenio carece de la signatura del síndico segundo en ese tiempo, Hiram de León, quien además votó en contra de ese convenio porque consideró que la sesión de Cabildo del 5 de abril de 2011, era ilegal y podría derivar en responsabilidades para los funcionarios.

Pero también es ilegal un segundo convenio de transmisión de propiedad que firmaron el 6 de julio de 2012, por una parte el Ayuntamiento, y por la otra Alfasid del Norte S.A. de C.V. y Fibers Mexico Holdings S de R.L. de C.V. 

Este segundo acuerdo, firmado ante la fe del notario público Carlos Montaño, también carece de la firma del síndico segundo, Hiram de León, por lo tanto tampoco está representada la figura jurídica del Municipio de San Pedro.

Segunda ilegalidad: el hecho conceder usos del suelo y lineamientos urbanísticos vía un convenio, sin atender y citar con base a qué ordenamiento legal, como la Ley de Desarrollo Urbano del Estado o el Reglamento de Zonificación y Usos del Suelo Municipal de San Pedro, se celebró tal acuerdo.

Y es porque no existe regulación de esta permuta.

Tercera ilegalidad, es que tampoco existe en la ley ni el reglamento la posibilidad de realizar permutas anticipadas entre un fraccionamiento y otro.

Y la cuarta violación es el destino del área que cedió Alfa, la empresa donde es socio el exalcalde, porque el reglamento municipal y la ley estatal en la materia establecen que debe ser área verde, plazas y similares.

En cambio, en ese predio de más de 19 mil metros cuadrados se construía un cuartel de seguridad, proyecto que ya se canceló.

Pero según el alcalde Ugo Ruiz, ahí construiría un estacionamiento.

Estas cuatro ilegalidades ponen al Municipio de San Pedro en posibilidad de echar abajo tales convenios de permuta.

Además del evidente conflicto de intereses con cargo al erario municipal.

Ya que fue el exalcalde, Mauricio Fernández, accionista de Alfa, quien empujó la permuta en la cual debería ceder por ley 11 mil 374 metros cuadrados al Municipio en el momento en que cierre El Planetario y empiece a construir el multifamiliar.

Pero en cambio, Mauricio Fernández impulsó y firmo la permuta para que en lugar de esa área, el Municipio aceptara los 19 mil 073 metros cuadrados donde estaban las filiales de Alfa: Akra y Polikron.

Dos compañías que producían en esos predios, de la avenida Díaz Ordaz, fibras plásticas para la elaboración de textiles y de desechables.

Tierra que permanece ociosa y podría estar contaminada.

El proyecto del Plan de Desarrollo Urbano Municipal de San Pedro 2030, que está en proceso de aprobación, contempla dotar de usos mixtos el predio del planetario Alfa, ubicado en la avenida Roberto Garza Sada, muy cerca de la avenida Gómez Morín.

Esta clasificación permitirá a la empresa Alfa desarrollar en 15 hectáreas una serie de edificios habitacionales, donde habrá también equipamiento para oficinas, comercios y servicios.

El plan vigente que rige el crecimiento de San Pedro es el Plan de Desarrollo Urbano de San Pedro 2024, que fue aprobado por el Cabildo el 13 de abril del 2011.

En este plan, publicado en el Periódico Oficial del Estado el 6 de mayo del año pasado, el uso de suelo que tiene asignado el predio propiedad de la empresa ligada a la familia del alcalde es de servicios.

Esto cambiará si se aprueba el Plan de Desarrollo Urbano Municipal de San Pedro 2030.

Pero de aprobarse el nuevo Plan, el Municipio podría echar abajo el Proyecto Carrizalejo de la empresa de la familia del exalcalde, porque cuenta con la argumentación de estas cuatro ilegalidades.

Sin respeto a la ley

> 1.- El convenio entre el Municipio de San Pedro y Alfa es ilegal porque carece de la firma del síndico segundo y para representar jurídicamente del Ayuntamiento se exige esa signatura.

> 2.- Es ilegal porque no se pueden conceder usos de suelo y lineamientos urbanísticos sin atender a la Ley de Desarrollo Urbano del Estado y el Reglamento Municipal vigente.

> 3.- Es ilegal la transferencia anticipada de cesión de áreas urbanísticas.

> 4.- Es ilegal el destino de la tierra entregada por Alfa, porque el reglamento dice que debe ser área verde, plaza pública o similares.