Sin importar el clima y la distancia, miles de personas de todos los rincones del país comienzan a abarrotar el Zócalo de la Ciudad de México. Su propósito: ver rendir protesta a Andrés Manuel López Obrador como primer presidente de izquierda del país.

Algunos presumen con orgullo seguir al tabasqueño desde sus inicios como político; otros hablan de la esperanza que les genera el cambio del gobierno y dicen esperar mejores oportunidades y menos inseguridad.

Desde Tamaulipas, Jalisco, San Luis Potosí, Tabasco o Chiapas llegaron hasta el corazón de la Ciudad de México; el recorrido de hasta 12 horas es lo de menos. Los asistentes coinciden en que es un momento histórico y querían estar aquí, presenciarlo, guardarlo en sus memorias.

Para los profesores de educación básica Amancio Aguilar y Cornelio Hernández llegar a la Ciudad de México implicó un recorrido que inició la noche del viernes.

Los docentes, residentes de Cárdenas, Tabasco, arribaron al Zócalo alrededor de las 9:30 de la mañana cada uno con una pancarta de apoyo a López Obrador y con saludos para sus familias.

A ellos los motiva ver a su líder político a quien aseguran han apoyado desde el “éxodo por la democracia” que inició el hoy presidente en 1991 desde el centro de Tabasco hasta el mismo lugar en el que hoy están parados, el Zócalo capitalino.


“Lo conocemos porque es un gestor social, sabemos que no nos va a defraudar porque ante esas gestorías, al menos en mi estado, nunca vendió la causa y en una ocasión caminó con la gente humilde, campesina, que se llamó el ‘éxodo por la democracia’, caminó desde Cárdenas, hasta el Zócalo capitalino que es donde estamos”, explica Cornelio Hernández, quien imparte geografía y formación cívica y ética en una secundaria del municipio de Cárdenas.

Amancio Aguilar narra que apoya a Andrés Manuel López Obrador desde los 18 años; hoy, a 20 años de distancia, ve en él la misma inspiración.

“Estoy agradecido, más que nada porque me considero una persona revolucionaria que siempre he luchado por las causas sociales y las injusticias, creo que las ideas de Andrés Manuel son compatibles con las que yo siempre me he identificado”, sostiene Aguilar, profesor de educación física.

Vestido con un traje de manta bordado con detalles de colores, Santiago Rojas Morales llegó al Zócalo capitalino proveniente del pueblo de Xochistlahuaca, en el estado de Guerrero, como representante de los pueblos indígenas de la costa y de la montaña para ver a López Obrador recibir el Bastón de Mando de parte de estas comunidades.

“Nosotros pensamos que él es el mejor gobierno que vamos a tener porque ahora sí el piensa diferente, ahora sí los programas van a ser federales y van llegar desde el DF hasta los pueblos marginados donde estamos nosotros, porque no llegan los programas, por eso este cambio sí nos merecemos y es para bien de toda la República, vamos a trabajar con él”, dijo Santiago, acompañado de una comitiva de hombres y mujeres ataviados con trajes típicos.

Después de rendir protesta como Presidente de la República en la Cámara de Diputados, López Obrador recibirá el Bastón de Mando por parte de líderes de los 68 pueblos indígenas del país en el templete colocado en la Plancha del Zócalo, lugar donde se llevará el AMLOFest, el cual arrancará a las 14:30 horas.

Con la esperanza de que finalmente se acabará la corrupción tras años de gobiernos corruptos, Felipe y Jorge Luis Mejía Sánchez viajaron desde la Ciudad de San Luis Potosí a la Ciudad de México para ser testigos del inicio de la Cuarta Transformación y celebrarlo.

“Estamos en este momento histórico donde creemos que 80 años de malos gobiernos van a evaporarse no por obra de magia, sino por un cambio de cultura, de apoyo, de paciencia porque son 80 años que van arrastrando infinidad de corrupción, de incumplimiento con la gente, no tenemos empleo.

“Esperemos y de verdad tenemos fe de que este gobierno no va a ser fácil, el presidente va a empezar con una bancarrota total, pero con fe y la felicidad que nos dignifica al Mexicano levantemos este gobierno”, señaló Jorge Luis, quien portaba una máscara de AMLO con la que lo imitaba.

Para llegar al Zócalo de la Ciudad de México ambos juntaron ahorros y organizaron una comisión para pagar un autobús. Aunque por un momento perdieron la esperanza de que el tabasqueño ganara, nunca se rindieron, dijeron.

Pero Andrés Manuel López Obrador tiene seguidores desde hace décadas que no podrían perderse su primer día como presiente y menos si son de Tabasco, la tierra natal del tres veces candidato presidencial.

“Somos del Municipio de Cárdenas, Tabasco, estamos con él desde el 88, en el Éxodo por la Democracia, lo fundamos y agarró fuerza en Cárdenas porque es la cuna de la democracia y ahí se le denominó. Cárdenas, Tabasco, es la tierra de donde más se le ha apoyado al licenciado Andrés Manuel López Obrador y que le ha dado los mejores hombres y mujeres”, dijo Marcos Antonio Osornio García.

El hombre aseguró que a López Obrador le gusta el plátano asado y desde Tabasco le trajo un tamal de carne puerco también conocido como manea, el cual busca entregárselo, aunque lo ve difícil porque no tiene contactos y no conoce cómo podría hacerlo.